jueves, 8 de octubre de 2009

¿Para cuándo en Viena...?

Hace unos días me llegó un catálogo de una empresa que se dedica a montar viajes musicales por Europa.
Cada año me mandan la propaganda y cada año sueño con hacer alguno. Pero es simplemente esto, un sueño.

En estas fechas, aunque parezca que aún quedan muchos días, siempre me hago la misma pregunta: ¿Quién dirige este año el Concierto de Año Nuevo en Viena?

La respuesta de este año ya la sé. Será Georges Prête (si no hay cambio de última hora), el mismo que lo dirigió hace dos años, y del cual tengo un grato recuerdo, porque fue un concierto muy ameno y sobretodo a nivel musical, muy bien escogido con melodías que me gustaron sin caer en el tópico de poner siempre las mismas. Estaban dedicadas al mundial de fútbol que se celebró ese mismo año.

Aún es pronto para que entre en nuestros corazones el llamado "espíritu navideño". El tiempo no ayuda tampoco porque la mayoría de la gente va por la calle con tirantes y manga corta, y... la verdad, navidad-tirantes-calor, como que no cabe en nuestra mente, que tiene la idea de una navidad dentro de las casas, con el fuego encendido y la nieve en las calles. Vamos, la blanca navidad europea que sufren algunas ciudades españolas, y, en otras en cambio, tenemos que contentarnos con la nieve de las postales que recibimos, si es que es así, porque los SMS y los e-mails destruyen cada vez más esa tradición, hasta ahora tan arraigada, y ahora desplazada por la modernidad.
Si ya lo decía Don Hilarión en "La Verberna de la Paloma": "Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad". Y no le faltaba razón.

A pesar del clima, sí que a parte de preguntarme el nombre del director del citado evento, siempre me cuestiono lo siguiente: siendo la dirección de orquesta una de las facetas de Plácido Domingo, y a la que viene dedicándose mucho en los últimos años... ¿cuándo gozaremos de su presencia en la dorada sala del Musickverein?

¿Os imagináis la sorpresa que sería un uno de enero de un año a determinar, a las 11 y pico de la mañana... encender la televisión y encontrar a Plácido Domingo al frente de la Filarmónica de Viena dispuesto a felicitarnos el año nuevo y tocando el vals del Danubio Azul?

Esto sí que es soñar... Pero el espíritu navideño, aunque vaya adelantada, nos permite estas pequeñas licencias...

1 comentario:

Tosca dijo...

Pero que foto más bonita, Dios!!!!!

Pues no me había parado a pensarlo pero estaría muy bien que esto sucediera.Que una ciudad, que ya le adora como cantante, le diera ese reconocimiento como director, como músico completo que es.
Sí, estaria genial!