viernes, 10 de julio de 2009

Siempre en mí corazón

Así se llamaba un disco protagonizado por Plácido Domingo en los años '80 íntegramente dedicado a canciones de Ernesto Lecuona. Esta foto pertenece a la portada de edición del CD que se hizo años después de la publicación del compacto.
Aquí podemos encontrar canciones bellísimas, de una musicalidad extrema.
A pesar de ello, siempre me había resistido a comprar esta grabación, hasta que atraída por una de ellas (Canto Carabalí) que la tenía en mente por el ilustre Alfredo Kraus, hizo que me decantara y adquiera el CD.
Fue enorme la sorpresa al econtrarme con unas canciones que, sin conocer a penas ninguna, me calaron hondo enseguida.
Eran las canciones con las que mís abuelos probablemente bailaron en sus años jóvenes, las canciones de los años 40 y 50, la banda sonora de sus vidas.

Plácido Domingo aparece cómodo, con una voz dulce, central, que te llega. Que te canta directamente al oído. Que te emociona a pesar de que no esté cantando ópera. Aquí una de mis preferidas:






El siguiente vídeo no pertenece a "Always in my heart", pero seguramente en algún momento de nuestras vidas nos habremos sentido como el protagonista de la canción. Su título es "El triste", la voz que canta no requiere presentación. La letra no tiene desperdicio y el vídeo cuando lo ví por primera vez me dejó con la boca abierta.