viernes, 11 de diciembre de 2009

12-12-95

Muchos de vosotros os levantareis mañana con esta entrada.


Para mí recordar esta fecha es algo cotidiano, automático. No hay día que no piense en ese maravilloso día, ya que fue precisamente ese martes 12 de diciembre de 1995 el día en que pude escuchar a Plácido Domingo por primera vez. El escenario, el Palau Sant Jordi de Barcelona. Quien me conoce bien, además sabe el "por qué" fue especial. Una exeriencia única, irrepetible. Algo que quedará en mí memoria para el resto de mí vida.

Un año más, Maestro...

5 comentarios:

Moments d'Òpera dijo...

Doncs les dates importants han de celebrar-se i commemorar-se, així que: PER MOLTS ANYS!!

Tosca dijo...

El dotze del dotze, una xifra bonica i especial.

Feliç aniversari!!!!!!

brunilda dijo...

Moltes gràcies a tots dos! I tant que ho vaig cel·lebrar, tot i que com dic no hi ha dia en que no pensi en aquell meravellós 12 de desembre. A més, desembre és un mes que em porta sort!!! La màgia del Nadal? Potser sí...

Fedora dijo...

Creo que debería contar la historia ya que es como un cuento. Cuando la leí en una de tus primeras carta me parecio tan mágico todo lo que te ocurrio. Piensatelo y nos lo regalas para reyes.
Un beso muy fuerte de tu amiga.

brunilda dijo...

Querida Fedora,

Recuerdo perfectamente esa carta de la que hablas. Fue la primera que te envié y sin conocernos de nada te conté lo más maravilloso que me ha pasado en la vida. Ese día me acompañará siempre hasta el último día de mí vida.
Grácias de verdad por todos estos años de amistad (que espero y deseo) continuen intactas como hasta ahora ha sido, grácias por compartir conmigo experiencias y sentimientos. En fin, grácias por estar ahí. Grácias por todo.

Un beso muy fuerte de tu también amiga para siempre (suena un poco a olimpiadas 92, no?)