martes, 1 de septiembre de 2009

El final... del verano...

Septiembre.

Hemos dado portazo al mes de agosto y con ello cerramos el curso 2008-2009. Es época de empezar la nueva temporada de ópera. Los teatros se visten con sus mejores galas. Todos retornamos a nuestros quehaceres. Los cantantes, a los que seguimos, empezarán relajados (si cabe) dentro de pocos días. Muchos de ellos ya están en plena actividad.

Se renuevan las ilusiones, las emociones. Muchas continúan porque no nos han abandonado durante el verano.

Poco a poco, todo volverá a a normalidad. Nos costará, quizás este año más que cualquier otro, pero, nuestro peregrinaje a los teatros de ópera nos dará fuerza para afrontar estos 12 meses que se nos avecinan.

¿Las vacaciones? ¿Las tardes de ópera? Hasta ayer eran nuestro presente. Hoy ya son pasado.

A título personal. Este verano me he emocionado mucho con la ópera. La he sentido más latente que nunca. Más especial. Más directa. Mejor que nunca. Y la culpa la tiene este señor:


Grácias Maestro por sus geniales grabaciones. Grácias por darnos su voz, su arte. Grácias por su pasión.

3 comentarios:

Emilia dijo...

Brunilda: creo que el anterior comentario se disparò o no sè...bueno lo quew querìa decirte que estoy en un todo de acuerdo con tu hermosa nota...Plàcido es un MAESTRO...y ademàs reguapo... es un plus, verdad?. Un abrazp y A TRABAJAR !!!

Tosca dijo...

Para mí, este también ha sido un " Plácido verano" ( je,je, `perdonad el fácil juego de palabras).
Ha habido tiempo para disfrutar de su Fedora, su Manon, su Fanciulla,su Tosca y, ayer mismo acabé mi verano con Otello, y, sabeís que os digo? ¡ QUIERO MAS ! Por suerte hay mucho,mucho material con el que llenar, veranos, inviernos, primaveras y otoños, y,es que lo bueno no cansa nunca!

brunilda dijo...

Un placer, Emilia que escribas en este rinconcito dedidado a Plácido.
Grácias por tus amables palabras, te invito a que continues participando.

Para tí, mi querida Tosca, la mayoria de las que has escuchado durante este verano excepto Fanciulla también han estado en mís oídos. Ah! más que perdonada por tu juego de palabras, jejeje.