lunes, 10 de mayo de 2010

La Molinera de Kaufmann

Nunca me hubiera imaginado escuchando un ciclo de Lied.

Esto no quiere decir que en alguna ocasión lo haya hecho en contra de lo que dictaba mí oído. Nunca he sido capaz, hasta ahora, de disfrutar este género tan alejado del estilo que más me gusta.

Pero lo he hecho y como dice el dicho polpular: “nunca es tarde si la dicha es buena”. Y esto es precisamente lo que quiero manifestar a través de estas líneas.

Había oído a hablar de “La Bella Molinera” de Schubert a través del querido y desaparecido programa de radio “Gran Gala”, e inclusive había oído algún fragmento que nunca me llegó al corazón.
No tengo por lo tanto, ninguna otra referencia de “Die Schöne Müllerin” y esto me ha permitido escucharla sin hacer comparaciones, de manera libre, dejándome llevar por la voz del cantante.


Y el intérprete en cuestión es para mí un reciente descubrimiento, el tenor alemán Jonas Kaufmann.

Su voz ha entrado en mí casa, casi sin presentarse, de manera totalmente espontánea y sin querer.
Kaufmann y su visión del “Werther” ofrecido en la francesa Ópera de la Bastilla me proporcionó la alegría de escuchar un Werther diferente, con una infinita gama de matices, alejado de otros “Werther” de absoluta referencia, pero a la vez con algún toque de ellos.

No me cansaré de repetir una y otra vez que la escena final del 4º acto fue absolutamente estremecedora. Un Werther agonizante y con unos dominios de la media voz excepcionales bastaron para tener en cuenta que es, y será en estos años venideros, una de las voces de absoluta referencia para seguir y admirar, indudablemente.


Por este mismo motivo, aunque en estos últimos quince días, la voz de Kaufmann se ha visto ensombrecida en mís oídos por la luminosidad del instrumento de Plácido Domingo, he vuelto a disfrutar de su voz, precisamente, en este ciclo de Lied schubertiano, “La Bella Molinera”.

He dicho que no tenía referencias, por lo tanto puedo manifestarme sin caer en el error de hacer comparaciones.

Este reciente trabajo, editado por la discográfica DECCA ha sido un regalo para mís oídos para poder disfrutar de este timbre de voz tan particular del tenor muniqués.

Es una grabación que te permite gozar de una voz de timbre broncíneo que asienta los agudos con total seguridad y aplomo. Siguen cautivándome esas medias voces, ese cambio de color de su voz que consigue no hacerte caer en la monotonía de escuchar todos los Lied en el mismo tono.
Y precisamente estos cambios son los que me más me gustan. Kaufmann pasa de la alegría a la más triste melancolía.



Sin duda una interpretación llena de matices y puntualizaciones, con una expresividad simplemente encantadora y con un genial final “Des Baches Wiegenlied” (Canción de cuna del arroyo”) con un dominio de la mediavoz absolutamente increíble que consiguieron que me durmiera antes de que acabara la canción.

Y con este comentario que no se ofenda el Sr. Kaufmann ya que esta pieza final es de lo mejor del disco y una de las que, sin menospreciar a las otras, contienen mayor expresividad.

El acompañamiento al piano de Helmut Deustch secunda muy bien la interpretación del cantante germano, con un más que evidente, dominio total del idioma, claro está.

Sin lugar a dudas, una gran joya para disfrutarla una y otra vez.

8 comentarios:

Tosca dijo...

A ello voy ahora mismo, a disfrutarla a tope!

GRACIAS!!!

Hariclea dijo...

quiza con esto se anima uno a escuchar mas lieder :-) prueba su disco de strauss :-))) casi mas entretenido q el de la molinera y mas variado desde luego ;-)))

jaumealemany dijo...

Hola Brunilda,
En tu blog haces un comentario sobre el tenor Jonas Kaufmann, ya hace mucho tiempo que lo tengo catalogado como un tenor muy prometedor. Una amiga alemana me mandó un DVD de un concierto de Plácido, y al final me grabó una biografía de Jonas Kaufmann que habían dado por la televisión alemana. Para mi era un desconocido, pude escucharlo en varias arias y su voz me llegó al alma, le encontré este "algo" que me gusta encontrar en un cantante, emoción al escucharlo y verlo. Lohengrin, Fidelio y Carmen son las últimas óperas en las que últimamente le he podido ver en DVD.
Mercedes

coolfreeze dijo...

This is the only CD of lieder that has made we want to relisten to it, not once but twice. I am not sure if it's Kaufmann or the fact that I seem to instantly warm to Schubert no matter what it is (and this is the first time I listened to Schubert lieder). It's very pretty and very skillfully done, but still has that passive, anemic quality that I hear in all lieder. I guess I like my songs to be either folk songs or the really balls-to-the-wall kind of art songs.

brunilda dijo...

Hola Hariclea,

Bienvenida al blog y espero contar con tus intervenciones. Este de Strauss que me comentas no lo tengo controlado, cómo se llama que lo buscaré?
Tengo la grabación del que canta Schubert, Wagner, Beethoven... y es impresionante. Me gustó mucho así como el de las arias románticas.

Con voces así cualquier repertorio será bienvenido!

Besos,

brunilda dijo...

Hola Mercedes, y bienvenida también al blog. Tal y como le comentaba a Hariclea también espero contar con tus comentarios.

La de Kaufmann, pienso que es una voz que te seduce desde un principio, aunque en la primera escucha puede parecerte una voz "extraña". Sé que para mí nunca será el mejor "Werther",pero aquella expresividad, aquellas medias voces... me cautivaron.
Le he escuchado también en la Carmen de Milán y me encantó.
Dará que hablar Kaufmann. Y por cierto, yo también tengo un reportaje (lástima que está todo en alemán y no entiendo nada) y es fantástico.

Tengo mucahas ganas de escucharle en directo en el Liceu.

Besos,

Tosca dijo...

Pues yo ni te cuento las ganas que tengo de escucharle en directo!

Llevo días, desde que lo escuché por primera vez, alucinada con este trabajo. Dulce, sentido, lleno de matices, con unas medias voces preciosas, llenas de intensidad, de intención, elegante y emotivo....CUANTO ARTE MADRE MÍA!! PRECIOSO!!!!

brunilda dijo...

100x100 de acuerdo contigo, Tosca!!!