lunes, 16 de noviembre de 2009

Sansón y Domingo y...

Tenía todos los ingredientes: el reproductor de DVD libre y la tele desocupada. Recién llegada del cine me dispuse a escuchar un ratito a Plácido, antes que el fútbol se adueñara otra vez de la televisión. Pero ni aún así. Porque hay un pero...
Después de tragarnos todo el sábado por la mañana el ruido insoportable de las obras que acechan nuestra ciudad, por lo visto no había sido suficiente.
"Sansón y Dalila" es un "bombón" del repertorio francés para la voz de tenor y Sansón ha sido un personaje que ha acompañado la carrera de Plácido Domingo al lo largo de toda su trayectoria como cantante de ópera.
He visto varias producciones, desde las más clásicas y conservadoras que recuerdan a las películas filmadas por Cecil B. de Mille en los años '50 y que yo, personalmente, añoro, hasta las más modernas o psicodélicas (como la producción del MET para celebrar los 30 años de debut del maestro en este coliseo americano); o la estridente también puesta en escena "scaligera" en Milán), pasando por otras mucho más austeras y sobrias (como la de finales de los años '80 en el Liceu de Barcelona, que si no me equivoco firmaba Giancarlo del Monaco y que por esto mismo me sorprendió).
A pesar de todo este bagaje, entre el cuál me dejo algunas otras producciones que escénicamente, simplemente funcionan, no he visto ninguna en directo.
Pues bien, como decía, con todos los elementos mí favor, me disponía a ver una grabación de varios vídeos seleccionados de Youtube, un DVD de "tastets" como yo los llamo. Las tres primeras piezas, más o menos se trampearon, pero al llegar al "Sansón"... la cosa cambió.
Una obra como la de Saint-Saëns, que describe escenas de misticismo, heroicidad, de tormenta, de suspense... pero también de seducción, logrando rozar un erotismo tan fino que hace que la escena que tienen Sansón y Dalila en el segundo acto, sea quizás, una de las musicalmente más completas y una de las preferidas del público.
Los intérpretes de este "tastet" de Sansón eran ni más ni menos que el citado tenor y la explosiva mezzosoprano Agnès Baltsa. Nos ponemos en situación: la escena delante nuestros ojos, todos inmersos en su "Mon coeur s´ouvre a ta voi", el clima de amor creado, los oyentes dentro de la escena, y "tacatacatacatacatacatacata" se ponen a las 7 y pico de la tarde del sábado a rebentar aceras....!!!!
Es que no hay derecho, ¡¡¡¡¡¡ni en sábado puedo escuchar a Domingo!!!!!!!
Este es el vídeo que me disponía a disfrutar:

Lo disfrutaremos desde aquí. Quien no se consuela...

3 comentarios:

Tosca dijo...

¡Imperdonable interrupción!

Uff, es una aria alucinante, sensual a tope y, que puedo decir? Són mi Sansón y mi Dalila !!!

Anónimo dijo...

Que tesoro! Gracias por eso! Estuve así feliz de ver ese produción in Viena desde hace muchos anos y verle allí mi siento volver! (perdon por mí espanol, soy Alemán y solo hablo o escribo raramente ese idioma)
Desdemona

brunilda dijo...

Perdonado por tu español más que correcto y entendedor. Grácias Anónimo por escribir en este pequeño rincón dedicado a nuestro admirado Plácido Domingo.

Saludos,