lunes, 7 de julio de 2014

24 años… pero por primera vez, sin ti


 
Por primera vez en 24 años, la señalada fecha del 7 de julio no va a ser para mí lo mismo. Y nunca jamás ya lo será, porque aunque en este día celebre el inicio de mí pasión por la ópera y consecuentemente de mí admiración por la voz que inspira este blog, no estará junto a mí aquél que, en ese lejano 7 de julio de 1990 hizo que con su amor por la música unida al arte de Plácido Domingo, naciera lo que se ha convertido en la pasión que alimenta día a día, hora a hora, segundo a segundo mí vida.

No, abuelo, no estarás conmigo, aunque sé que tu alma está siempre cerca de mí corazón, del lugar que ocupabas en vida, y en el que sigues estando ahora y por todo el resto de mis días.

7 de julio, 24 años desde que los Tres Tenores unieran su arte, sus voces y su música bajo el cielo romano. Tú me lo enseñaste.

24 años de pasión. 24 años de emociones. 24 años de sueños, algunos de ellos cumplidos y con creces.

24 años de aprendizaje. 24 años ya, enamorada de la ópera.

Celebremos pues todos juntos esta gran efeméride. Acordémonos de ellos. ¿Cómo olvidar toda su aportación al mundo de la ópera?

Nunca.

2 comentarios:

Monica Menconi dijo...

Que hermoso comentario, tan sensible, tan sentido y sincero. Este reconocimiento a quien te hizo conocer uno de placeres (con sus gozos y sus sombras)más grandes de la vida: gozar la música en su más exquisita expresión como es la ópera. Y reconocimiento infinito a LOS MAS GRANDES TENORES QUE HAYA DADO EL SIGLO PASADO y del que solo queda totalmente activo el inefable y único Plácido Domingo. Yo no me olvido de ese dia, lo veo hoy mismo igualito igualito, y eso que pasaron 24 años. Y también 24 años que Argentina no llegaba a una semifinal de un campeonato de fútbol mundial. Tu abuelo te mira con cariño desde arriba, Luciano se divierte viendo las cosas que hoy se hacen en nombre de la ópera y nosotros, gracias a Dios, seguimos disfrutando todo lo que podemos del maravilloso mundo de la ópera y la música.

brunilda dijo...

Gracias por tus palabras. Recuerdo perfectamente la noche del concierto y recuerdo la eliminación de Argentina, y como el público italiano silvaba el himno Argentino. Nunca olvidaré la cara de Maradona ante tal ofensa.