martes, 7 de agosto de 2012

Il bacio tuo mi da, l´eternità...




Ni “Aida” ni “Turandot”, ni “Il trovatore” serán obras por las cuales el tenor francés Roberto Alagna pase a la historia de la ópera.

Se ha dicho de todo en estos últimos días acerca de las funciones de Orange de la “Turandot” que cantó el tenor. Yo tan solo tengo la referencia del vídeo del día 31 de julio, y no he escuchado la representación anterior, así es que me limitaré a dar mí opinión acerca de su actuación.

Lo cierto es que, cuando una piensa en esta gran ópera de Puccini, la asocia directamente a voces que la abordaron con excelsitud en el pasado, como Corelli (al que nunca le temblaron los agudos), Pavarotti o Domingo.

Roberto Alagna, de cuya voz y presencia disfrutamos en el Liceu hace un par de meses con su impecable Maurizio de la “Adriana Lecouvreur”, ha debutado en Orange, cita ineludible del tenor para con sus seguidores, el difícil papel de Calaf, el príncipe desconocido.



Roberto no estaba quizás en una de sus mejores noches, y eso en una obra como la citada, pasa factura. Repito no he escuchado la del primer día, pero grácias al vídeo de la función del 31 de julio he podido escuchar a un más que dignísimo Alagna afrontando ese difícil personaje.

Teniendo en cuenta que cantaba con un fuerte dolor de garganta, y que no canceló, sólo por esto me merece todo mí respecto y admiración. Un coraje bárbaro e intentando dar lo mejor de sí aún expuesto a algún apurillo en el “No, no princepessa altera, ti voglio ardente d´amor” con la cual se lanzó sin red y cumplió. Al igual que con su dulce y mesurado “Nessiun dorma” que fue objeto de unos aplausos bastante atronadores.

No sé si estoy en lo cierto pero me pareció que su “Non piangere Liù” estaba más bajo, la voz sonaba más baritonal y no por ello menos atractiva.

Sí, el tenor “jugaba” en casa, y eso siempre se nota en el cariño que su público incondicional pone en los aplausos.

Ahora, después de haber cancelado algunas actuaciones debido a una micosis en la laringe, solo esperamos una pronta recuperación para Roberto Alagna, uno de los tenores que ameniza mís tardes de ópera veraniegas.

Ánimos, Roberto.