domingo, 19 de junio de 2016

Los cuarenta años de la Fundación Envera reúnen solidaridad, arte y compromiso




En la gala celebrada el pasado 1 de mayo en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, poco importaba si se cantaba muy bien o menos bien, si se lucía un bonito vestido o se llevaba un peinado mejor o peor acorde a la última moda o rozando reminiscencias de tiempos ya pasados. No, esto era lo de menos, ya que en este acto se dio una estupenda confluencia de voces y artistas que aunaron arte, solidaridad y compromiso, en una tarde noche de reconocimiento al trabajo hecho, al que se hace y, al que queda por hacer – que es mucho- y que va indisolublemente de la mano de personas concienciadas con ello.


Pero además era también una velada de celebración: en primer lugar los 70 años de Iberia operando en vuelos desde España hasta América Latina, uniendo gentes, cultura, lengua, costumbres y maneras, enriqueciendo ambos países con lo mejor de cada uno de ellos.

Sin lugar a dudas, pero, el peso del acto se centró en el festejo de la creación, hace ahora 40 años, de la Fundación Envera, una asociación destinada a dar asistencia, formación y empleo a mujeres y hombres con discapacidad. Una idea nacida de entre los trabajadores de Iberia, padres y madres de hijos discapacitados con la finalidad de que éstos tuvieran la posibilidad de derribar las altas montañas de los prejuicios sociales para así poder alcanzar un futuro mejor para ellos.



El arte al servicio del compromiso social

Antes de entrar a dar un repaso al repertorio del concierto es justo pasar lista y nombrar a todos aquellos artistas que ayudaron a hacer posible que esta gala tuviera lugar. Por orden de aparición: el tenor Enrique Ferrer, la soprano Auxiliadora Toledano, la también soprano María Ruiz, el tenor Israel Lozano y la soprano Ruth Iniesta, y finalmente la soprano Belén López-León.

Y especialmente hacer eco de la colaboración y predisposición de aun artista del calibre y magnitud como es Plácido Domingo, siempre dispuesto y comprometido con las causas solidarias, así como la presencia de Antonio Vázquez, Presidente de International Airlines Group (IAG), grupo propietario de las aerolíneas British Airways, Iberia, Aer Lingus y Vueling.




Por todo ello, me gustaría destacar, y de forma especial, un momento de este acto, que fue realmente emocionante y que no es otro que los niños de Envera dando toda muestra de respeto y cariño al Maestro Plácido Domingo, primero con una ofrenda floral de claveles blancos – la flor preferida del Maestro- y luego con un sentido “cumpleaños feliz” entonado por ellos mismos y capitaneado por el también tenor Antonio Vázquez.

Aquellos niños al lado del más grande. Aquel hombre, aquel artista que siempre tiene una sonrisa y un gesto de cariño para todos. Y todos ellos rozando con sus manos y con sus besos al más magno intérprete de la ópera, disfrutando y compartiendo con él un rato de felicidad, de música y de devoción, cual si fuera un Dios, que con solo tocarlo se alivian penas, se da energía, lágrimas de alegría y bienestar. Todos querían alcanzar el frac del maestro, sus manos, y llevarse un abrazo al que Domingo respondió de forma extraordinaria.






El concierto

Empezaba diciendo que poco importaba quién cantaba o cómo se iba vestido porque de por si la entidad de la celebración dejaba en segundo lugar el repertorio ofrecido. Por ello, no voy a hacer un examen minucioso de todo lo interpretado, pero sí que me gustaría hacer un poco de hincapié quizás en los mejores momentos – para mí- del espectáculo.

Después de que maestro ÓLIVER DÍAZ interpretara una burbujeante obertura de la ópera “Carmen”, el tenor ENRIQUE FERRER empezó con el “Ch´ella mi creda” de “La fanciulla del west” para dar paso a la intervención de AUXILIADORA TOLEDANO con un fragmento de la opereta “El murciélago” que responde al nombre de “Mein Herr Marquis”.

Seguidamente una curiosa versión del bello dueto “Au fond du temple saint” de “Los pescadores de perlas de Bizet” interpretado por PLÁCIDO DOMINGO en el papel de Zurga, como barítono, y con el Nadir del tenor ANTONIO VÁZQUEZ. Y de Bizet a Giordanno con “La mamma morta” en la voz de la soprano MARÍA RUIZ.

Y sin dejar de lado a los compositores italianos, Puccini como un hilo conductor, regresaba de nuevo al escenario para que el tenor ISRAEL LOZANO y la soprano RUTH INIESTA interpretaran el dúo del final del primer acto de “La bohème”, el “O soave fanciulla”. Primera parada, aquí sí que me detengo para destacar la bonita voz de Israel Lozano, que me gustó mucho en esta intervención así como también la interpretación de Ruth Iniesta. Ambos bien coordinados y centrados en su papel.

Y no abandonamos a Puccini, porque del París bohemio viajamos al Pequín imperial con la “Turandot”. De esta ópera fue la soprano BELÉN LÓPEZ-LEÓN la que nos deleitó con una magnífica y serena interpretación del “Tu che di gel sei cinta”. Vuelvo a apearme aquí para destacar el arte de esta soprano, su sencillez y su estilo amén de una voz bonita y cuidada donde la musicalidad y gusto es baza principal en esta versión.

Siguió de nuevo ISRAEL LOZANO con el “M´apparì, tutto amor” de la “Martha” de Flotow mientras de Pequín, la soprano RUTH INIESTA, regresaba con jet-lag al París bohemio para ofrecernos una correcta versión del vals de Mussetta, “Quando m´en vo”.

La primera parte del concierto se cerró con el dueto del “Don Carlo” verdiano, “Dio, che nell´alma infondere” interpretado de nuevo por PLÁCIDO DOMINGO como Marqués de Posa y por ANTONIO VÁZQUEZ en el papel de Don Carlo.



Segunda parte

La obertura de “Agua, azucarillos y aguardiente” del maestro Chueca abría el turno de la zarzuela, género por el cual siento especial predilección, y después de la intervención de MARÍA RUIZ cantando “Tres horas antes del día” de “La marchenera” de Moreno Torroba, se produjo el momento más emocionante, musicalmente hablando, que nos brindó el maestro PLÁCIDO DOMINGO con una casi hablada y recitada versión de la bella romanza “Amor, vida de mi vida”, también del maestro Torroba que pertenece a la zarzuela “Maravilla”. Que una voz, con 75 años emocione como me hizo emocionar es realmente para quitarse el sombrero. Gracias Maestro.




La cosa había empezado más que bien. Conclusa “Maravilla” aparecieron en el escenario el tenor ENRIQUE FERRER y la soprano BELÉN LÓPEZ-LEÓN para ofrecernos una fresca, salada y con gracia y divertida versión del fantástico dueto de “El dúo de la Africana” del maestro Fernández Caballero. Fue, junto a “Maravilla” uno de los grandes momentos, donde salió a relucir de nuevo la gracia y la bonita voz y estilo de Belén López-León, pero también la adecuada y suelta a la vez que centrada y bien colocada voz del madrileño Enrique Ferrer.

Inevitable la “Canción del Ruiseñor” de “Doña Francisquita” de Amadeu Vives en la voz de la soprano AUXILIADORA TOLEDANO que fue amenizada por la intervención de cuantos tenores se hallaban en bambalinas, a la que dio paso de nuevo a ENRIQUE FERRER con la interpretación de una bellísima romanza como es el “Paxarín, tu que vuelas”, preciosa donde las haya, de la zarzuela “La Pícara molinera” de Pablo de Luna.

Y de nuevo en el escenario la voz de BELÉN LÓPEZ-LEÓN con una delicada versión de la romanza “Qué te importa que no venga” de “Los claveles” de Serrano que dio la alternativa al “Torero quiero ser” de “El Gato montés” de Penella con las voces de MARÍA RUIZ y ATONIO VÁZQUEZ, y sin movernos de Sevilla, RUTH INIESTA nos brindó su versión de la romanza “Me llaman la primorosa” de “El barbero de Sevilla” de Gerónimo Giménez.

“De este apacible rincón de Madrid” de la “Luisa Fernanda” de Moreno Torroba fue la pieza que interpretó el tenor ISRAEL LOZANO para dar paso a la última pieza del concierto, el bello dueto de “La viuda alegre” de Lèhar, “Lippen Schweigen” cantada en alemán por PLÁCIDO DOMINGO y AUXILIADORA TOLEDANO con vals bailado inclusive.

La velada finalizó con Domingo a la batuta mientras todos interpretaban el brindis de “La traviata” – todo un clásico para los fines de fiesta- seguido de una “Granada” de Lara a 8 voces.



Sin duda una amena y deliciosa velada al servicio de la solidaridad y del compromiso en la que sin artistas como los invitados no habría sido posible tan magno y especial acto.

Larga vida a la Fundación Envera.


1 comentario:

Diego Fernández dijo...

Texto con que acompañé la publicación del concierto en el blog de zarzuela en que colaboro http://atodazarzuela2013.blogspot.com.es/ "PANEGIRICO Elogio a todos los participantes por su altísimo nivel tanto en ópera como en zarzuela (aunque mi corazoncito se quede con Ruth Iniesta) y especial homenaje a Antonio Vázquez, ejecutivo de altos vuelos (es Presidente de Iberia) y además tenor vocacional, mecenas y personaje solidario que rezuma humanidad".