viernes, 10 de febrero de 2012

Athanäel: el nuevo personaje de Plácido Domingo

Si hace a penas dos meses, nos sorprendía con una nueva incursión en el repertorio barroco interpretando al dios Neptuno en la ópera "La isla encantada", ahora le toca el turno a este singular personaje de la ópera massenetiana citada anteriormente, y con Athanäel van ya casi la friolera de 140 personajes.

El próximo 25 de marzo, Plácido Domingo debuta el papel de Athanäel de la ópera "Thaïs" de Massenet en el Palau de les Arts Reina Sofia de Valencia. Con un cartel, casi con todas las entradas agotadas, el incombustible Plácido, para la delicia de sus seguidores se pondrá en el papel de este monje que intenta redimir a la cortesana Thaïs de una vida llena de lujúria conduciéndola a un convento enmedio del desierto para asegurar su salvación.




"Thaïs" es una ópera bastante desigual con momentos orquestales brillantes, como el solo de violín conocido como "La meditación de Thaïs", o escenas corales realmente preciosas, pero sin duda el atractivo principal de estas funciones estará en la presencia de Plácido Domingo en el escenario valenciano.
Domingo está muy unido a Valencia, ya que el "Centre de Perfeccionament Plácido Domingo" radica precisamente en esta ciudad, y además, es en uno de los teatros españoles en los cuales esta temporada podrán gozar de su presencia de forma dilatada, ya que además de cantar en "Thaïs" dirigirá "Tosca" los días 19 y 22 de abril y de nuevo, batuta en mano con "Le Cid" los días 24, 27 y 30 de abril.

En "Thaïs" estará acompañado por la soprano Malyb Byström en el papel principal de la obra y por el tenor Paolo Nafale como Nicías (role que en principio estaba anunciado Celso Albelo), todos bajo la batuta de Patrik Fournillier con dirección escénica de Nicola Raab en una producción importada de la Ópera de Götteborg.

Aquí dejo algunas fotos de la producción realizada precisamente en Götteborg:




















2 comentarios:

Tosca dijo...

Estaremos muy pendientes de este estreno. Otro más en su dilatada carrera.

brunilda dijo...

Otro más, sí. Qué afortunados que somos, ¿verdad?