sábado, 11 de diciembre de 2010

Broche de oro en Sabadell


Con la emoción aún reciente, los ganadores de la X Edición del Concurs Internacional de Cant Jaume Aragall, concluían una semana de intenso trabajo, competición y de nervios, y lo hacían con un concierto en el Teatre Principal, sede en que se ha desarrollado el citado certamen.

Después de seguir íntegramente las pruebas eliminatorias, me quedo con el alto nivel de este año ya desde las semifinales. Realmente el miércoles por la tarde –día de la final- no me hubiera gustado estar en la piel del jurado y tener que inclinarme por un intérpre u otro.

Voces jóvenes, todos con ganas de triunfar, y lo mejor de todo es que los artistas españoles han arrasado – tanto en participación, como en premios- en esta ocasión.




(De izquierda a derecha, Tatiana Trenogina, Anna Tobella, Yannick-Muriel Noah, Carles Daza, Saioa Hernández, In Hui Kim)


 
Es verdad que continúa rondándonos la sombra de la crisis económica, pero ello no ha impedido que los cantantes intenten abrirse en este difícil mundo de la lírica, con ilusión y entusiasmo.

Este era mí cuarto Concurso, desde que se realiza en Sabadell, y para ser sincera, es el año en que he pasado más nervios, quizás por tener la oportunidad de vivirlo enteramente des del primer día en que se abrieron las puertas al público. Y la verdad, una pasa nervios y lo pasa mal cuando ve los esfuerzos que realizan los artistas encima del escenario. Al menos yo. Creo que sin cantar ni ser mí voz la que se sometía a examen, lo pasé más mal que algún que otro cantante, acostumbrados y duchos en el arte de emocionar y comunicar sus sentimientos al público.

La noche empezó con la obertura de “La italiana in Algieri” de Rossini que ejecutó la Orquesta Simfònica del Vallès (OSV) dirigidos por el maestro MIQUEL ORTEGA, el cual supo mantener el carácter rossiniano de la pieza y matizando muy bien los “crescendi” finales de la pieza.


 
Abrió el capítulo dedicado a las voces la soprano canadiense YANNICK-MURIEL NOAH, quien se hizo ni más ni menos que con tres premios: el del público, el de una concierto en Sao Paulo y el de los Amics de l´Òpera de Sabadell, galardón este último, que le brinda la oportunidad de representar una de las óperas que se programen la próxima temporada en nuestra ciudad.
Escogió para esta ocación el aria de Aida “Ritorna vincitor” –que ya cantó en semifinales- ejecutada con mucha intencionalidad y matices en su fraseo. Volumen y agudos bien asentados y seguros, pero sin embargo – apreciación personal- se le quedaba la voz un poco en la nuca y en la garganta, con sones un tanto guturales que no empañaron, sin embargo su interpretación. Se ganó al público también por su simpatía y agradabilidad.

Seguidamente actuó una de los tres galardonados con el premio Sao Paulo, la soprano rumana CRISTINA-ANTOANETA PASAROIU que defendió la delicada aria de Micaëla en la ópera “Carmen” de Bizet “Je dis que rien ne m´epouvante”, haciendo alarde de respiración con unos agudos quizás un poco estrechos pero seguros.

Y de Bizet a Verdi en la voz del ganador del tercer premio “Ex-aequo”, el barítono coreano IN HUI KIM, el único de los ganadores que no pude escuchar en la semifinal del martes, 7 de diciembre. El coreano puso voz al bufón “Rigoletto” al que le faltó quizás un poco más de carácter. Me gustó más el día de la final, con su interpretación del “Nemico della patria” de “Andrea Chenier”, y a juzgar por ella, en aquel día en concreto, pensaba que se alzaría con el primer premio.
“Cortiggiani, vil razza dannata”, es una difícil aria en la que se debe ser un gran fraseador, en intención, en rabia contenida, con emotividad, adjetivos que eché en falta a la versión que propuso. Fue aplaudido, sin embargo, con gran entusiasmo y fervor por parte del público.



Finalmente, concluyó la primera parte con la intervención de la soprano rusa TATIANA TRENOGINA –también tercer premio “Ex-aequo”-con el aria de las joyas de la ópera “Faust” de Gounod, quizás con algún exceso de volumen en algún momento puntual. Esta pieza la interpretó también el día de la final junto a la tan distante –en estilo- “Stridono lassù” del “Pagliacci” de Leoncavallo.

La segunda parte se abrió con la entrega de premios anunciados por una de las organizadores del concurso, Silvia Grasset. Uno a uno fueron desfilando todos los galardonados a los que se agasajó con un diploma acreditativo de su premio.
Por problemas de última hora, el alcalde de Sabadell, el Exclmo. Sr. Bustos no pugo asistir, pero cedió su lugar al regidor de cultura, Sr. Luis Monge que fue el encargo de dirigir al público unas palabras (5 minutos reloj en mano, frente a los 20 que puede estar hablando el Sr. Bustos). Se agradeció la brevedad.
Su discurso fue precedido por las palabras de agradecimiento del hombre que da nombre al Concurso, el tenor Jaume Aragall.

Finalizada la entrega de premios, la OSV continuó con la obertura de “Le nozze di Figaro” de Mozart, para dar paso al ganador de uno de los tres premios Sao Paulo y del segundo premio –también “Ex-aequo” al barítono catalán, CARLES DAZA, presente en todas las temporadas de ópera en Sabadell desde que hiciera su debut profesional en la casa, en 2005, con el personaje de Silvio del “Pagliacci” de Leoncavallo.



En semifinales cantó un muy buen “Di provenza il mar” de “La Traviata” de Verdi y “Ya mis horas felices” de la zarzuela “La del soto del parral” de Soutullo y Vert. Tal era el silencio y la atención del público que llenaba el Teatre Principal, que salí del teatro pensando que se alzaría con el primer premio, y de ello no tenía dudas.

Cambié de opinión del día de la final en la que se puso en el papel del divertido Figaro de “Il barbiere de Siviglia”, que por cierto, ofrecerá en Sabadell para concluir la temporada dels AAOS. Agilidades correctas y dicción como siempre impecable, a la que me faltó, sin embargo, notas un poco más largas y no cortadas tan secamente como hizo al inicio del aria. Le pronostiqué un segundo premio, y no me equivoqué.

Daza, el único intérprete masculino que apostó por el frac, nos brindó el aria de Valentin del “Faust” de Gounod, “Avant de quitter ces lieux” –que cantó en la final- y precisamente fue la misma pieza que afrontó en 2007, en el mismo teatro, cuando se conmemoraron los 25 años del nacimiento de la AAOS.

Mucho mejor -para mí- en la gala de los ganadores que el día de la final, Carles Daza hizo alarde de su fraseo, dicción y saber cantar, características que le han diferenciado de otros intérpretes ya desdel inicio de su carrera artística. Realmente su ejecución fue impoluta y su francés adecuado con una voz bien timbrada.

El tenor coreano que compartió el segundo premio con Daza, HEUNG YONG KIM, interpretó “A la paterna mano” del “Macbeth” de Verdi, con un buen timbre de voz, y con una pasión que daba la sensación de que agotaba el fiato en cada frase y que llegaba cansado. Sin embargo defendió con valentía y seguridad esta corta, pero difícil pieza.

Y tan solo quedaba escuchar las dos ganadoras del primer premio, -“Ex aequo”, también- las cuales ofrecieron dos interpretaciones: la mezzosoprano catalana ANNA TOBELLA PRÍNCEP que ganó además el premio a la cantante catalana más destacada; y por otro lado la soprano madrileña SAIOA HERNÁNDEZ, conocida también por el público sabadellense por su reciente interpretación de la ópera “Rigoletto” el pasado mes de octubre en el Teatre de la Faràndula, y el año pasado con “Il Pirata”.



 
La primera interpretó el “Voi che sapete” de “Le nozze di Figaro” de Mozart la misma que interpretó en semifinales, y “Una voce poco fa” de “Il Barbiere di Siviglia” de Rossini que ofreció en la final. Hizo demostración de volumen y centros poderosos, así como de una buena dicción y fraseo.


 
La segunda empezó con el “Vissi d´arte” de la pucciniana “Tosca” para seguir con toda la escena d´Imogene “Col sorriso d´innocenza” de “Il Pirata” de Bellini, que ya abordó en semifinales y que junto a “Pour notre amour” de “Guillermo Tell” de Rossini , le valió el pase a la final.
Saioa tiene una voz muy interesante, con un fraseo extraordinario y gran sentido de la musicalidad. Unos recitados introductorios –para mí- excelentemente abordados, con cuerpo, que se imponen a los oídos del público y con la capacidad de irse de las notas altas, a las centrales sin titubear ni un instante (efecto, que a nivel personal, me encanta).

En concluión una X Edición de gran nivel y talento en la que lo mejor de todo ha sido que los tres españoles finalistas han quedado en los más alto del podio. Enhorabuena a todos ellos.