lunes, 21 de marzo de 2016

+ SARSUELA en Sabadell: “Cançó d´amor i de guerra”





La última vez que se representó en Sabadell la zarzuela “Cançó d´amor i de guerra” corría el año 2006 y se llevó al Teatre de la Faràndula de la mano de l´Associació dels Amics de l´Òpera de Sabadell.
En aquellas fechas el elenco vocal contaba con tres protagonistas principales de gran calidad: Júlia Farrés, Carles Cosías y Carles Daza. Los tres nos ofrecieron dos funciones inolvidables de esta música tan nuestra y nos dejaron un estupendo sabor de boca.

Si hay algo de lo que me siento especialmente feliz es del regreso de la zarzuela a nuestra ciudad, un género que gusta y que cuenta con muchos seguidores y que viene a llenar el vacío que antes ocupaba en la programación dels Amics de l´Òpera de Sabadell. Seamos conscientes, la zarzuela gusta. La zarzuela llena el teatro. La zarzuela es esperada. La zarzuela en Sabadell es querida. Entonces me pregunto yo por qué els Amics de l´Òpera no reconsideran el volver a programar este género. Obras no faltan para ello. Cantantes, tampoco. Y si no tienen inspiración, con todos mis respetos para la Associació dels Amics de l´Òpera me ofrezco voluntaria para hacer sugerencias, tanto de títulos como de voces. El panorama es amplio y rico. ¿Qué falta entonces? ¿Las ganas? No creo. Quizás el presupuesto… Pero siempre se puede recorrer a una versión en concierto que no cuesta tanto de montar. Allí queda escrito…



Difusión

Debo decir para ser justa que en esta ocasión las calles del centro de Sabadell hace dos semanas que están engalanadas con los póster de esta “Cançó d´amor i de guerra” y me parece muy buena idea hacerlo. Ello acerca el evento a todo el mundo. Al menos quien no haya acudido a ella no ha sido por falta de información, sino probablemente porque ya no quedaban entradas. El Teatro de la Faràndula ayer tarde presentaba un lleno total y muchas ganas de disfrutar. Son tan pocas las ocasiones que tenemos para gozar de músicas tan maravillosas que cuando se nos da la oportunidad de hacerlo es pecado renunciar a ello.

En esta ocasión ha sido la compañía “+SARSUELA” la que no ha deleitado con esta estupenda partitura del maestro Rafael Martínez Valls. A su frente, un ilusionado LLUÍS CABAL, que a su vez es violinista de la Orquestra Simfònica del Vallès.

Presentó el evento con tantas ganas, con tanto entusiasmo, que era imposible que con sus palabras iniciales no contagiara al público deseoso de zarzuela.
Quizás la orquesta no sea la mejor del mundo, y los coros tampoco, adoleciendo, sobretodo en el primer acto de bastantes momentos de descompás entre ambos, pero aun así no rompieron la magia y el disfrute de esta música tan sublime y que tan difícil es de ver representada. Me gustaría que alguien ducho en la materia me explicara el por qué se desprecia tanto un género tan rico que nada tiene que envidiar a la ópera.

Lluís Cabal puso energía, ilusión, ganas y entusiasmo y tiene la suerte de que cuenta con un elenco que está a su altura. La zarzuela o se quiere o se desprecia. Ayer por la tarde, había amor en la Faràndula de Sabadell. Mucho.

Tan buena ha sido la acogida que se están planteando el año que viene presentarse con “La tabernera del puerto”. Si ello sucede, de ser así, es una iniciativa a aplaudir, ya con un año de antelación. Si con la compañía “+SARSUELA” es de la única manera en que podamos ver zarzuela en Sabadell, pues bienvenida sea. Gracias a todos los que lo hacen posible.


Voces

Ya había escuchado a VICENS ESTEVE en la Faràndula, hace muchos años y precisamente con dos pequeños papeles de tenor: el Gustavo de “Los gavilanes” y el Anselmo en “El cantar del Arriero”. Mucho tiempo ha llovido ya desde entonces y el cantante ha madurado y evolucionado, en voz y en interpretación.
Ayer le escuchaba por primera vez en un papel protagonista, el Eloi. En el cantante hay ganas y su fraseo está lleno de intención. Busca el efecto en sus frases y lo consiguió, desmarcándose en este sentido de un canto más plano del resto de compañeros de reparto.
Agudos seguros y bien asentados. El instrumento no ha perdido la potencia de la que hacía gala años ha, pero su concentración y seguridad ha ganado terreno en su interpretación, a pesar de que no posee una voz especialmente bonita o seductora, pero que sin embargo cumple y con creces las exigencias del papel.

ALBA BALLÚS fue una Francina un tanto discreta y apagada quedando a la sombra del Eloi de Vicens Esteve. No posee un gran volumen y los matices en el fraseo brillan por su ausencia. Esto hizo que su romanza “En el Vallespir” fuera un tanto apagada y en su dúo con Eloi quedara su voz por debajo de la del tenor.

L´Avi Castellet de XAVIER FERNÁNDEZ cumplió y con creces con el papel. Quizás en su voy eché de menos un poco más de centros y graves, pero como siempre, el suyo es el personaje bombón de la obra.

La pareja de cómicos, Catrina y Baldiri, en las voces de ISABEL VALLS y JAUME GÓMEZ gozaban ambos de buenas y suficientes voces. Muy dulce la de Catrina y correcta la de Baldiri y escénicamente correctos sin caer en la pesadez de la que a veces adolecen los personajes cómicos en las zarzuelas.

Mención especial para el Horaci de JOSÉ LUIS GONZÁLEZ que cumplió con la parte vocal en el primer acto, pero también con la escénica. Buenos versos, bien recitados. Con intención y sobretodo con naturalidad, algo que no tuvieron ninguno de los intérpretes principales.



Más zarzuela

De eso es de lo que se trata. Zarzuela hecha con cariño y con respeto. Con ganas y con amor. No se trata de que se nos ponga la miel en los labios. La zarzuela tiene que ser una realidad y debe tener la continuidad que se merece.
Reza el principio de esta preciosa zarzuela un: “Anem seguint la feina…” y eso es lo que tiene que ser aunque soy consciente de las dificultades que ello conlleva. Todo nuestro apoyo y aplauso más que merecido para la compañía “+ SARSUELA”  que hizo posible que disfrutáramos de la entrada de la primavera de la mejor manera posible, con nuestra zarzuela.