miércoles, 21 de enero de 2015

Los diamantes de la corona en Lisboa


Mañana se estrena, en el Teatro San Carlos de Lisboa, la primera de las cinco representaciones de la zarzuela “Los diamantes de la corona” de Francisco Asenjo Barbieri, obra poco representada y mucho menos conocida, de la que existe únicamente una grabación, bastante recortada, que en su día dejaron para la historia de nuestra zarzuela, dos artistas tristemente desaparecidos, la gran Pilar Lorengar y el gran Manuel Ausensi.

¿Zarzuela en Portugal?

Esa misma pregunta me hice yo, hará unos 5 o 6 meses cuando la vi anunciada. Pero ello, como todo en esta vida, tiene una explicación, pues la obra transcurre en parte en Lisboa, durante la minoría de edad de la reina María de Portugal.

Esta producción de “Los diamantes de la corona” viene del Teatro de la Zarzuela de Madrid, plaza en la cual se ha representado durante el mes de noviembre y diciembre pasado, y con dos repartos diferentes.

El padre de esta criatura es José Carlos Plaza, que ha dado a la obra un enfoque humorístico y divertido, mientras que el elenco que mañana la estrena en Portugal, a excepción de Cristina Faus que da vida a Diana, es el mismo que ya la ha cantado en Madrid como segundo reparto.

Entre ellos, me gustaría destacar la figura del tenor catalán Carles Cosías, quien ya estrenó esta misma producción en el año 2010, también en el Teatro de la Zarzuela de Madrid y que también llevo al Teatro Campoamor de Oviedo.
 
 

El tenor, que posee una bella y timbradísima voz, con un fraseo elegante y dicción extraordinaria y con un gran sentido de la sensibilidad y lirismo capaces de hacer poner, al que le escucha, la piel de gallina, vuelve a dar cuerpo, alma y voz a ese peculiar noble portugués que responde al nombre de Marqués de Sandoval, quien, de camino a Portugal para tomar estado de casado con su prima Diana, se cruza en el camino a Catalina – que en realidad es la reina María – y se enamora perdidamente de ella, amor, claro está, que es correspondido también por ella.

Un papel, el de Sandoval, que a Cosías le va como un guante, solo es necesario escuchar alguno de los duetos que la obra contiene, o su romanza de entrada “Que estalle el rayo”, un número que se canta sin red, en frío y sin haber emitido ni una sola nota antes. Una pieza difícil, hermosa y soñadora en su parte final, de la que el tenor, hace, como no podía ser de otra forma, una estupenda creación.

El resto de representaciones están previstas para los días 24, 25, 27 y 29. Quienes tengan la oportunidad de ir, que no se pierdan este gran acontecimiento: zarzuela fuera de España, ¡viva la zarzuela y nuestra música!, con el aliciente de escuchar a Carles Cosías, que siempre es un disfrute para los oídos y un auténtico placer.

Y para ir haciendo boca, os dejo unos cuantos minutos de estos “Diamantes” que se vieron ya en Madrid en el Teatro de la Zarzuela en 2010. Ved, escuchad y valorad. No os decepcionará en absoluto.


 
Para más información ver la web del Teatro San Carlos de Lisboa.