domingo, 26 de mayo de 2013

Disfrutar cantando

Que Plácido Domingo lleva en sus genes la música, nadie tiene la menor duda, así como tampoco nadie pone en entredicho que nadie trabaja por amor al arte. Ni aquellos a los que se vanaglorian de que su hobbie es su oficio.
 
Plácido Domingo ama la ópera y es, incluso hoy en día, una de las voces que más cachet tienen dentro del mundo operístico, pero, a pesar de ello, Plácido disfruta cantando, se lo pasa bien, y ello se nota en cualquier género que el madrileño haya abordado.
 
Me di cuenta ya de ello, tempranamente, en el concierto celebrado en las Termas romanas de Caracalla junto a Carreras y Pavarotti. Domingo cantó un sensacional "Dein ist mein ganzes Herz", disfrutado al máximo, en voz y en su expresión facial y corporal:
 
 
¿Puede disfrutarse más, cantando?
 
 
Otro claro ejemplo de la pasión que Plácido Domingo siente por la música:
 
 
Compartir estas piezas es compartir con él su disfrute. Seguro que al escucharle, y al verle, aparecerá en nuestras bocas una sonrisa, la misma que nos roba a cada una de sus interpretaciones.