sábado, 7 de julio de 2012

Han pasado 22 años...

Y como cada año, en esta fecha tan significativa para mí, quiero recordar el concierto y las voces que despertaron en mí la afición a la ópera, y en concreto, a la voz del tenor que hizo que, a temprana edad, me enamorara de la ópera.

Por el título y foto del blog y por aquellos que lo visitan frecuentemente saben que me estoy refiriendo al Maestro Domingo, voz única e irrepetible, un artista grande e inconmensurable que ha dado y está dando a sus años todo en el mundo de la ópera.

¿Qué hubiera sido de mí vida si aquel memorable 7 de julio de 1990, Carreras, Domingo y Pavarotti no hubieran unido sus voces?

Pues probablemente no hubiera sabido qué es la ópera.


Pero yo, al igual que Chénier, “credo al destino”, y mi destino era la ópera. El mejor de los dones que me ha dado, hasta ahora, mí vida.