jueves, 20 de marzo de 2014

El Liceu reflexiona: “Moltes gràcies, Liceu!!!”

Después de una intensa semana que empezó siendo la antecedente a otra que tiene que ser una de las más bonitas del año, resultó ser que el lunes por la tarde, una decisión, supongo que analizada y con consecuencias medidas, los Sres. del Gran Teatre del Liceu lanzaban la siguiente noticia: debido a la aceptación del recital de Jonas Kaufmann, y ante un aforo completamente vendido, se ideaba un sistema de venta de entradas adicional, denominadas “Premium” las cuales, por el módico precio de 150 Euros cumplían con el objetivo de tener entre las manos un preciado tesoro, un acceso de última hora a un recital esperadísimo, y por ende, permitir ver al artista mucho más de cerca, casi tocándolo. Casi nada…
 
Pero claro, la brillante idea perjudicaba evidentemente a aquellos que, como yo, habíamos comprado nuestras entradas de primera fila y con un año de antelación, pues las entradas “Premium” se colocarían delante de la fila 1 de platea. Un verdadero escándalo fruto de una operación marquetiniana, sin lugar a dudas.
Opción e idea respetable, por un lado, pues el Liceu no deja de ser una empresa que tiene que pagar sus impuestos y a sus trabajadores, y si se puede hacer “cajón” extra, pues bienvenido sea. “Cajón”, sí, pero no a costa de quien sea aunque como política empresarial, podría llegar a entenderlo. El mundo de los negocios es una selva.
 
Como entidad que es el Gran Teatre del Liceu, con el peso que tiene en Cataluña y en España, y también a nivel internacional, el gesto era indigno de la gestión del Teatre, porque con ello, se pierde el respeto a un público que mantiene y alimenta día a día la actividad del coliseo de las ramblas.
Indigno solo con pensarlo, y aún más indigno por ejecutarlo y llevarlo a cabo.
 
Evidentemente yo he sido una de las afectadas, y así lo manifesté al Teatre de forma casi inmediata a la recepción del correo electrónico, porque no consideraba justa una decisión como esa.
 
Sabía que emprendía una batalla que de entrada estaba perdida… qué podía hacer, o qué peso podía tener una sola voz en contra de una entidad como el Liceu. Pues probablemente nada, pero no podía quedarme callada ante una cosa así. Tenía que alzar la voz y manifestarlo. El “no” de entrada ya lo tenía, pero de alguna manera u otra tenía que defender mi entrada, mi posición, y sobre todo encontrar por parte del Liceu el respeto que como público, me merezco aun no siendo abonada, y que con un acto así me estaba descaradamente arrebatando.
 
Y no únicamente pretendía defender lo mío, no. Hoy me ha pasado a mí, mañana le puede pasar al del tercer piso, abonado o no.
 
Hablé en mí nombre, pero también en nombre de todos aquellos que no se vieron perjudicados, porque son público igual que yo a los que también se les estaba perdiendo, de alguna manera, el respeto.
 
Supongo que ninguno de los “no afectados” (lo desconozco, no he llegado hasta tal punto) alzó la voz para defender a los que sí lo estábamos… en nuestro país y en nuestro quehacer cotidiano, lamentablemente las cosas son así. Hoy por mí… y mañana también por mí… Los no afectados dan su apoyo al que se ve perjudicado, pero quién se une a la voz del que alza la mano para decir, “NO, esto no es justo”… Pocos… Nadie. O casi nadie.
 
El gesto del Teatre de llamarme al día siguiente de mí queja, manifestando todos y cada uno de los puntos que enumeraba en mi carta, me hizo pensar que un teatro como el Liceu recapacitaría, porque una cosa son las nuevas políticas de gestión económica del teatro, y otra son las buenas maneras, y cuando estas tienen raíces hondas, acaban siempre saliendo a flote.
 
Y así ha sido.
 
 
 
Me complace enormemente comunicar, tal como me han manifestado desde el Teatro, que las entradas Premium se van a situar, en los laterales del escenario, flanqueando al Sr. Kaufmann.
 
Una gran noticia. Una decisión acertada que creo, contentará a los Premium de última hora, más cerca le van a tener. Contentará a aquellos que teníamos primera fila, porque no veremos nuestra visión afectada, y además le veremos también más de cerca quizás. Y por último contentará al Liceu: obejtivo cumplido, 12.600 Euros más en el cajón y mantienen un equilibrio con el público y sobretodo restauran el respeto por el mismo, el principio fundamental que nadie, sea persona física o entidad puede perder en el curso de este viaje que llamamos vida.
 
Una vez más impera el sentido común.
 
¡Gràcies, Liceu!

lunes, 17 de marzo de 2014

¡¡¡¡Esto es un escándalo mayúsculo!!!! Carta abierta al Gran Teatre del Liceu

Ni me molesto en traducirlo. Estas son las palabras que acabo de mandar al Liceu, evidentmente con la indignación que supone para todos aquellos que como yo, estamos directamente afectados por la última decisión del Teatro ante el inminente recital del tenor Jonas Kaufmann el próximo día 28 de marzo, en el cual parce ser van a habilitar el fosado de la orquesta para añadir 84 entradas "Premium" delante de primera fila, al "módico" precio de 150 Euros para, ampliar el aforo del Teatro con la vieja excusa de poder ver más de cerca al artista.
 
Una vergüenza....
 
 
 
 
 
Bona tarda,
Fa un parell d´hores que acabo de rebre un correu del Liceu comunicant-me que degut a l´acceptació que ha tingut l´esperat recital del tenor Jonas Kaufmann pel proper dia 28 de març, s´ha pensat posar a la venta un sistema d´entrades anomenades “Premium” per ampliar la demanda d´aforament i també per poder veure més de prop al tenor muniquès.
Em sembla una iniciativa molt bona, inclús lloable, que gent que no ha pogut accedir a aquest únic recital del Sr. Kaufmann pugui, pagant un preu considerable, adquirir una entrada.
Fins aquí, bé, però Srs. em sorprèn el poc respecte que el Liceu està tenint amb el públic que com jo hem adquirit les entrades amb un any d´antel.lació. Precisament jo vaig fer la meva compra el dia 22 d´abril, farà quasi un any, i vaig adquirir primera fila per dos motius, evidentment perquè volia sentir i “veure” bé al Jonas Kaufmann, i en segon lloc, perquè la persona que m´acompanya, que és la meva mare, té una deficiència visual important, amb la qual, tot i estant a primera fila, li costa de veure la representació o l´intèrpret en qüestió.
De veritat que això és indignant. Molt indignant. Poden imaginar-se com ens sentim en aquests moments? Realment estafats, pagar fila 1 quan resulta que ara ja serà una fila 4.
Entenc que hi hagi una gran demanda per poder veure aquest recital del Sr. Kaufmann, de fet no és ni ha estat el primer artista amb el qual ha passat això, però, “vendre” quasi a última hora aquestes entrades, i a més a més, sense tenir el més mínim respecte per la gent em sembla penós, d´una política marquetiniana de fer diner a costa de qui sigui, trepitjant a qui sigui i “fastidiant” a qui sigui.
De veritat que aquesta suposo, no serà la única queixa que rebran per aquesta “brillant idea”, per no utilitzar una paraula malsonant.
Jo no dic que no es posin a la venta més entrades, entrades que permetin fins i tot comptar tots els pèls de la barba de tres dies que sempre llueix el Jonas Kaufmann, però no passant per sobre d´aquells que com jo comprem entrades per anticipat i que alimentem dia a dia el teatre.
Llavors digui´m de que em serveix a mi fer una compra anticipada? Pagar unes entrades de primera fila perquè ningú li tapi la visió a la meva mare que és una gran admiradora del Sr. Kaufmann si  alhora de la veritat resulta ser que unes entrades que fins avui al migdia eren de primera fila, ara s´han convertit en unes entrades de 4ª fila.
Poden comprendre el disgust que ara mateix té la meva mare? Ja va decepcionar-se molt quan va cancel.lar “La bella molinera” al 2010, i ara, que hagués pogut veure´l bé, ni això.
 
Recordo, fa uns quants anys, encara en el vell Liceu, un recital del Sr. Luciano Pavarotti en que la demanda d´entrades van ser tant gran que es van esgotar. No m´extranya. Però en aquelles èpoques la solució va ser més políticament correcte, i respectant aquell públic fidel al teatre, i es van posar cadires dalt de l´escenari i darrera del piano.
Per què no s´ha adoptat ara aquesta mateixa decisió?
És que ha de tenir més privilegi aquell que es dona compte de les coses a última hora i que pel fet de pagar 150 Euros, que aviat són dits, tingui dret a passar per davant de tot i de tots aquells que hem adquirit fila 1?
Si la finalitat és tant lloable, si la finalitat és poder-lo veure de prop, em sembla perfecte, que es pagui una quantitat considerable, ho respecto, però Srs. les cadires les poden posar a l´escenari, al darrera i als laterals, i de ben segur que hi haurà moltes més places que habilitant tres fileres davant de fila 1.
Ara, si la finalitat és, evidentment ampliar l´aforament, pagant unes entrades a un preu estratosfèric, només per pur màrqueting del teatre, em sembla deplorable la gestió. Amb això hi està d´acord el Sr. Kaufmann?
Si? No? M´agradaria saber-ho, francament...
Els demano, si us plau, donin un volta a la decisió, transmetin aquest missatge a qui sigui, però pensin amb el cap, pensin en el públic perquè decisions com aquestes poden perjudicar-los molt en un futur.
És més, els vaig a dir una cosa, jo no sóc abonada al Gran Teatre del Liceu, per diverses circumstàncies, però amb fets així encara em venen menys ganes de contribuir econòmicament en un Teatre que està mirant els seus interessos econòmics (ho entenc com a política d´empresa i que tots hem de viure de quelcom) passant per alt principis tant fonamentals com el respecte pel públic.
Completament indignant. De debò que no tinc paraules per expressar el que sento ara mateix, no tant per mi sinó per la meva mare que admira moltíssim a aquest cantant. Jo també, però Srs. un any esperant poder-lo veure bé, que poques ocasions hi ha de gaudir de veus com la seva a casa nostra, i au, si... el sentirem... ara de veure´l serà una altra història.
Només em queda per preguntar-los una cosa.
Si de cara a l´any que ve tenen pensament de fer una cosa així amb l´”I due Foscari” en versió concert, si us plau, comuniquin abans de posar a la venta les entrades de forma anticipada, perquè m´esperaré a la darrera setmana i adquiriré una “Premium” per poder tocar al Sr. Domingo pagant el que sigui, 150, 200 o 300 Euros... és igual... sembla que tot valdrà...oi?
Srs. del Liceu, això és una vergonya. Un acte impropi d´un teatre de la categoria del Liceu. N´hi ha per tornar les entrades o per demanar una rebaixa al que hem pagat, i que ho hem pagat trinco-trinco fa un any, quan vam fer els deures i ens vam assegurar de tenir una bona entrada.
Sincerament em passen les ganes d´assistir al recital perquè ja no hi aniré amb la mateixa predisposició, i estic realment afectada per la meva mare... quin regal...completament xafat per la genial idea d´un “cap pensant” en fer diner fàcil darrera l´excusa de veure i sentir a una de les veus més desitjades de l´actualitat.
Salutacions,

Los únicos hombros que pueden soportarlo

No lo puedo definir de otra manera. Creo que no sabría hacerlo…
 
Los ensayos ya han empezado, en plena fiesta fallera, y el “Simón Boccanegra” ya va tomando forma en el Palau de les Arts.
 
Inmerso aún en las funciones en Nueva York de “La isla encantada”, la ciudad del Turia aguarda impaciente la llegada de su protagonista, de Plácido Domingo, para que se incorpore a los ensayos de la obra, cuya primera representación está prevista para el día 27 de este mes.
 
Quedaba ayer mismo una única entrada para el día 30. Hablamos de un lleno total, pues hay ganas de volver a escuchar en España a nuestro tenor más universal, al inagotable Plácido Domingo, una especie rara de la humanidad y rara en el mundo de la ópera.
 
 
Acaba de celebrar sus 3.700 representaciones, 700 de ellas en el Metropolitan de Nueva York. Todo un récord. Todo un mérito. Un escándalo.
 
Nadie, nadie en el mundo de la ópera ha llegado tan alto. 73 años y Domingo suma y sigue. Y si la salud se lo permite… lo que le queda aún por darnos… ¡Pero señores!… si acaba de grabar otro disco hace poco con canciones de Grecia, de Chipre, de ciudades bañadas por ese azul mar mediterráneo que une países y naciones, que une a gentes y costumbres.
 
 
 
 
Y en breve, ya le tenemos en Valencia. Esta vez, colgará en Nueva York su traje de Neptuno, dejará su coraza y el tridente, y se enfundará las vestiduras de Simon Boccanegra, obra con la que debutaba en Berlín en 2009. De ello hará en noviembre 5 años… ¡cómo pasa el tiempo!, y la frescura y timbre inconfundibles de Plácido sigue aun paseándose por los mejores escenarios internacionales, amén del estado actual de voz, que todos ya sabemos cuál es.
 
Pero lo cierto es que el madrileño sigue emocionando y cautivando. Es suficiente una nota, una sola nota emanada de su garganta, una sola palabra, un solo suspiro, un solo gesto, un solo aliento de su voz para conmover al público ávido de la buena ópera, hambriento de buenas voces.
 
Que nos aferramos quizás a un pasado del cual ahora el tenor no puede hacer gala, quizás así sea para muchos de nosotros, pero basta su sola presencia para que ese pasado, antaño glorioso y brillante, deje paso al presente sereno y maduro que nos deja disfrutar de sus último ecos de tenor a pesar de que cante de barítono.
Su maestría, su saber hacer y experiencia avalan una carrera que parece no tener límites, y sus miles de admiradores de todo el mundo se sorprenden – me sorprendo- de que, a pesar de su edad, sea el único que aún logre ese milagro encima del escenario, el milagro de emocionar a la gente con su arte, con su pasión, con su voz.
 
Sí. Con su voz. Porque siente lo que hace y sigue transmitiendo esa energía e ilusión por la ópera. Y eso… no tiene precio.
 
Y es que cuando Plácido sale en escena todo lo que está a su alrededor pasa a segundo plano – quizás sin afán de que así sea- pero lo cierto es que acaba convirtiéndose en el punto de mira de la representación.
 
Haciendo boca
 
Ha representado Simon en Berlín, en Nueva York, en Madrid, en Viena… en tantos teatros que sería interminable enumerarlos, y ahora le toca el turno a Valencia.
Es maravilloso poder escuchar su dueto con Amelia y conmovedor la escena de su muerte a la que sólo un artista como él, un artista en mayúsculas, es capaz de imprimir semejante emoción, pasión, desesperación y realismo.
Un “Otello” con 30 años encima.
 
El argumento es el siguiente:
 
Prólogo
Una plaza de Génova junto al palacio de Jacopo Fiesco y la Iglesia de San Lorenzo. Hacia 1339. El orfebre Paolo Albiani logra el apoyo de Pietro para la elección del corsario Simon Boccanegra como nuevo dux a cambio de una recompensa. Reacio a ocupar el cargo, Boccanegra acepta porque piensa que el poder le granjeará un acercamiento a su enemigo Jacopo Fiesco, de cuya hija -Maria- está enamorado. Fruto de esa relación ha nacido una niña a la que el anciano Fiesco pretende educar.
Simon se encuentra con Fiesco y trata de convencerlo para que olviden sus enfrentamientos pasados. Éste, visiblemente triste por el repentino fallecimiento de Maria (hecho que oculta a su adversario), se muestra inflexible a la reconciliación. Sólo si Simon le entrega a su nieta, accederá a entenderse con él. El corsario le explica que la pequeña ha desaparecido y no puede satisfacer su petición. Fiesco se marcha. Simon entra en el palacio de su enemigo para encontrarse con Maria, cuando descubre horrorizado el cuerpo sin vida de ésta. Amanece. El pueblo proclama dux de Génova a Simon Boccanegra.
 
Acto I
Cuadro I

Han transcurrido 25 años. Jacopo Fiesco ha cambiado su nombre por el de Andrea Grimaldi para ocultar su identidad y ha criado y adoptado a una muchacha huérfana -desconociendo su origen- bajo el nombre de Amelia Grimaldi. La joven, en realidad, es Maria Boccanegra, hija de Simon Boccanegra y nieta de Jacopo Fiesco.

En los jardines del Palacio Grimaldi, frente al mar, Amelia mantiene un encuentro amoroso con el noble Gabriele Adorno. Ella le cuenta que el dux está a punto de llegar al palacio para pedir su mano en matrimonio para Paolo Albiani, persona de confianza del dux que se siente atraído por Amelia. Gabriele se adelanta al dux y solicita a Fiesco permiso para casarse con Amelia, a lo que el anciano accede. Llega el dux acompañado por Albiani. En la conversación con Amelia, Simon descubre sorprendido que ella es su hija y que, además, está enamorada de Gabriele. Comprensivo con los sentimientos de la joven, renuncia a la proposición matrimonial que quería hacerle. Esto no agrada a Albiani, que comienza a urdir un plan para raptar a Amelia.
Cuadro II
Sala del consejo del Palacio Ducal de Génova. El dux, sentado en el trono, preside una asamblea en la que participan consejeros, cónsules y condestables. Gabriele entra precipitadamente en la sala, acusa al dux de ser el responsable del rapto de Amelia y se enfrenta a él. Pero la joven ha conseguido huir e irrumpe en la asamblea para narrar lo sucedido, evidenciando que Simon no ha tenido nada que ver en el asunto; todas las sospechas apuntan a Albiani. El dux pone orden en la enfrentada asamblea y ordena que Fiesco y Gabriele ingresen en prisión, al mismo tiempo que exhorta a Albiani, hasta entonces su mano derecha, a que maldiga al culpable del rapto de Amelia (que no es otro que él mismo).
Acto II
Salón del dux en el Palacio Ducal. Albiani, que planea el asesinato de Simon, ofrece la libertad a Fiesco y a Gabriele a cambio de que participen en el crimen. Fiesco se niega y regresa a prisión. Albiani vierte veneno en la bebida del dux en previsión de que su plan inicial fracase. En principio, pretende que sea Gabriele quien dé muerte al dux. Para ello, lo encierra en la estancia ducal con idea de que sorprenda a Simon cuando llegue y lo asesine. Previamente le ha hecho creer que Amelia y Simon son amantes. Aparece Amelia, que trata de convencer a su amado de que sus sospechas son infundadas. A continuación se aproxima el dux y Gabriele se esconde en el balcón. Amelia suplica a su padre que perdone a Gabriele, el hombre al que ama. El dux accede. Cansado, bebe agua de la botella envenenada y se duerme, situación que Gabriele aprovecha para tratar de asesinarlo. Pero Amelia se lo impide, y le revela que Simon es su padre. El dux perdona a su futuro yerno y sale junto a él a combatir la rebelión que se aglomera a las puertas de palacio.

Acto III

El dux ha conseguido sofocar la rebelión y perdona a todos los conspiradores, salvo a Paolo Albiani, que es condenado a muerte. Éste, cuenta a Fiesco que al dux le quedan pocas horas de vida porque ha sido envenenado por él. Aparece Simon bastante debilitado. Fiesco le revela su identidad y manifiesta su alegría porque al fin verá satisfecha su sed de venganza. Cuando el dux le cuenta que Amelia Grimaldi es su nieta, Fiesco se emociona y se reconcilia con él. Pero el veneno ya ha hecho su efecto y el dux muere, no sin antes bendecir la unión entre su hija Amelia y Gabriele y pedir la proclamación de su yerno como dux de Génova. Fiesco se asoma al balcón y comunica al pueblo que Gabriele Adorno es el nuevo dux, mientras todos se unen en una plegaria por la muerte de Simon Boccanegra.
 

sábado, 15 de marzo de 2014

Un mes de marzo repleto de buena música y fantásticos tenores.

Quizás esta temporada no la tengo atiborrada de representaciones operísticas. Hay bastantes factores que han hecho descender el número de representaciones a las cuales me hubiera gustado, evidentemente, asistir.
Por ello he tenido que seleccionar y quedarme con lo que realmente he considerado más interesante, y lo que de entrada, ya sabía, que me proporcionaría más placer.
 
Comentaba, en una entrada de final de año que mi temporada 2013-2014 empezó con un interesantísimo concierto de zarzuela en la Faràndula de Sabadell, y al mismo, tomará relevo, si la salud se lo permite, y tenemos la suerte de que no nos cancele, el recital de Jonas Kaufmann en el Liceu de Barcelona, el próximo 28 de marzo.
 
 
 
 
Este recital, viene a sustituir el que se programó en 2010 y que canceló, aunque en aquella ocasión la cita era con “La bella molinera”, y ahora lo será con el “Viaje de invierno”, ambas de Schubert, y ambas interesantísimas. Dos ciclos que Kaufmann borda.
Además, viene como complemento ideal a su reciente disco publicado en febrero, precisamente del “Winterreise”, recomendable de escuchar antes del acontecimiento, perderse en su música y disfrutar de la expresividad al máximo que solo el tenor bávaro es capaz de imprimir actualmente al Lied.
 
 
 
 
 
Pero por otro lado, y en un mismo fin de semana, de Barcelona a Valencia, viaje relámpago para escuchar al inagotable Plácido Domingo en uno de sus roles talismán, el “Simon Boccanegra” que protagonizará en el Palau de les Arts y que se estrena el próximo día 27.
 
La actualidad pasa pues por Barcelona y Valencia… y ahora… a esperar…

viernes, 14 de marzo de 2014

De vértigo...

 
Lo cierto es que, para escribir estas cuatro líneas,  no me he entretenido a hacer un repaso exacto y minucioso de su agenda. No necesito a estas alturas bucear en su web para saber que Plácido Domingo tiene la agenda llena de compromisos para este año, para el que viene, y el que viene, y el que viene…
 
Pero sí que me gustaría hacer, dentro de ese entrallado laberíntico de fechas y actuaciones, tres paradas, y que corresponden evidentemente a aquellas funciones de las cuales, en la próxima temporada, podremos gozar de su presencia en nuestro país.
 
Me apeo primero en Valencia, donde a partir del 9 de diciembre alternará la dirección de “Manon Lescaut” con el Vidal de la “Luisa Fernanda”.
La primera será interesante porque es precisamente la obra que debido al mal estado del Palau de les Arts, se tuvo que cancelar en el mes de febrero.
En esta ocasión, el polifacético Domingo empuñará la batuta y se pondrá al frente de la orquesta en su faceta de director de orquesta. Y ciertamente es que el acontecimiento pinta ser muy interesante, como interesante siempre es escucharle uno de los roles que más adoro del repertorio zarzuelístico, el Vidal de la “Luisa Fernanda” de Moreno-Torroba.
Será también durante el mes de diciembre, con fechas para ambas actuaciones a confirmar.
 
 
En Barcelona y en Madrid
 
Casi de forma simultánea, han aparecido este año los avances de la temporada 2014-2015 para el Gran Teatre del Liceu y del Teatro Real.
 
 
 
 
En esta ocasión, los barceloneses estamos de enhorabuena porque nuestro tenor visita antes el Liceu que el Real.
La cita será para los próximos 30 de abril y 3 de mayo de 2015 y con una de las óperas con la que últimamente está cosechando más éxito, “I due Foscari” de Verdi.
Y como viene siendo ya habitual en Domingo desde las últimas visitas a Barcelona, la obra se ofrecerá en versión concierto. Una lástima que nos impide verle interpretando el papel y que impide, valga la redundancia, gozar de más días de su presencia en el coliseo de las ramblas.
Bien seguro que será uno de los platos fuertes de la temporada, con una función dentro de abono y otra no.
 
 
 
En junio,y ya verano, Plácido se desplazará a su Madrid natal, ciudad en la que ha escogido debutar un nuevo personaje que añade a su vertiginosa lista, el Gianni Scchicchi de Puccini dirigido escénicamente por Woody Allen. El programa, corto, se completa con la dirección orquestal, también a manos del tenor, de las “Goyescas”.
 
Con total sinceridad, de su visita a España es el programa que menos me entusiasma, aunque estoy segura que el público madrileño llenará el Real y le aplaudirá, como nosotros habremos hecho lo propio con “I due Foscari”.
 
Una salud de hierro
 
Idas y venidas, y la agenda a rebosar. Sin duda, Domingo es un auténtico fenómeno de la naturaleza y no hay tenor en activo que pueda seguir su ritmo. Cuando venga al Liceu tendrá ya 74 años, y sigue sin tener en mente una retirada inmediata.
El teatro, la ópera, los ensayos son su vida, y lo entiendo. Es el motor de su vida, la energía y motivación que llena sus días.
Solo espero que la salud le respete y le permita llegar a todas estas actuaciones en la mejor de sus condiciones.
Y con Plácido Domingo se rompió el molde. Si ya lo dijo Birgit Nilson: “Dios tuvo un día inspirado cuando creó a Plácido Domingo”.
 
Se puede decir más alto, pero no más claro.