jueves, 31 de marzo de 2011

Y la actualidad pasa este domingo por Barcelona

Efectivamente, ya que Rolando Villazón regresa a la ciudad condal para ofrecer un esperadísimo concierto.



Barcelona no contaba con su presencia desde el recital que ofreció en enero de 2008 y las expectativas son grandes ante la próxima actuación del tenor mexicano.
El programa que tiene preparado y que figura en la web del Liceu es este:


PROGRAMA

I

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)

Obertura de Le nozze di Figaro, KV 492

«Voi che fausti ognor donato»,

ària núm. 13 d’Il re pastore, KV 508

«Il mio tesoro», ària de Don Giovanni, KV 527

Obertura de La clemenza di Tito, KV 621

«Va, dal furor portata»,

ària de concert en Do major, KV 21

«Misero! O sogno... Aura, che intorno spiri»,

recitatiu i ària de concert, KV 431

II

Gaetano Donizetti (1797-1848)

«Angelo casto e bel», ària d’Il duca d’Alba

Pietro Mascagni (1863-1945)

Intermezzo de Cavalleria rusticana

Francesco Cilea (1866-1950)

«La dolcissima effigie», ària d’Adriana Lecouvreur

«L’anima ho stanca», ària d’Adriana Lecouvreur

Giuseppe Verdi (1813-1901)

Obertura de La forza del destino

«Oh! fede negar potessi ... Quando le sere

al placido», recitatiu i romanza de Luisa Miller
 
 
Rolando se ha hecho un hueco en el corazón de los barceloneses, grácias a su voz, a su entrega y su pasión, demostrada, con creces, en su interpretación de "Elisire d´amore" en 2005, éxito y aclamos que repitió con su "Manon" en 2007 y con el citado recital, en 2008.
 
Así es que, bienvenido Rolando. Muchos éxitos.

martes, 29 de marzo de 2011

Grande, Grandísimo Plácido




Me resultaría enormemente dificultoso tratar de explicar lo que sentí, y lo que pasó por mi mente cuando escuché a Plácido Domingo en su concierto en Buenos Aires.

Esclofríos, lágrimas, admiración,... fueron algunas de las sensaciones de las cuales se apoderó mi persona.

Una primera parte dedicada por entero a la ópera, donde desfilaron por el escenario óperas como “Le Cid”, “Simon Boccanegra”, “Rigoletto”... y lo más inédito, Domingo encarnando al Carlo Gerard de “Andrea Chénier” (la cual no era sorpresa, si no una pieza esperada, ya que dos días antes en las notícias lo había escuchado cantando una pequeña porción de esta fantástica y difícil aria).

Plácido la cantó, y la cantó bien, defendiendo una de las páginas más relevantes del tercer acto de esta ópera. Quizás esto sea un pequeño adelanto de un próximo personaje que está por venir en tiempo futuro, porque parece ser que nuestro tenor no tiene en mente aquello que todo ser mortal ansia: “la jubilación”.

Pero me gustaría destacar sobretodo el sentido dúo del “Simon” en el que, a pesar de gustarme más –musicalmente hablando- el de “Rigoletto”, me llegó más en el primero. La credibilidad, la intención, el aliento del padre que reencuentra a su hija fue sobrecogedor.

Y le escuchas y no piensas en el “personaje de galán” que en su día interpretó, sino que la credibilidad que le imprime a este role es tal que bien podría compararse con su Otello de 25 años ha.

Pero es que además de cantar, dirigió dos piezas: la introducción de la primera escena del tercer acto de “Aida” (marcha triunfal, incluída) y la archiconocida obertura de “La forza del destino” que en todos los conciertos cae.

Pudimos apreciar a un Plácido más cómodo y relajado en estas dos incursiones, al igual que confortable se sentía cuando se dirigía al público o cuando sacó al final del concierto a dos de sus nietos, los más chiquitines.

Fue un momento de pura ternura. Él mismo dijo “quién dice que veinte años no es nada”...

La segunda parte fue dedicada a la zarzuela, a las canciones-boleros y a los tangos, los cuales, al igual que la primera parte entonó junto a la soprano Virgina Tola.
Una vez más, Plácido recibió un gran aluvión de aplausos y muestras de cariño por parte en el público.

Madrid, 29-3-08

Hace exactamente tres años estaba en Madrid con la intención de asistir a una de las representaciones que Plácido Domingo interpretaba de la ópera "Tamerlano" de Häendel, título que también ofrecerá los próximos 6 y 9 de julio de este 2011 en el Liceu de Barcelona.

Y ese 29 de marzo de 2008 se conviritó en uno de los días a recordar más importantes de mí vida. Mi recuerdo para el Maestro, siempre presente en mí día a día.

Grácias.

viernes, 25 de marzo de 2011

I Medici (Leoncavallo)

Otra de las grabaciones del tenor Plácido Domingo que han salido al mercado como consecuencia de la celebración de sus 70 años.

La obra, para mí inédita, es bastante desigual, ya que el Leoncavallo que a todos nos viene en mente, aparcece más en el segundo de los CD que tiene la grabación (para mí musiclamente más interesante).

Mucho más recomendable, también del citado compositor, su ópera "Zazà", de la cual, destaca por su belleza el "Zazà, piccola zingara".

Junto a un Plácido Domingo en buen estado vocal, con algún apurillo que otro (más cómodo en los dos actos finales), pero que no mancha para nada su expresiva e intensa interpretación ni ensombrece por ello su bello timbre, se encuentra a una exquisita Daniela Dessì y un excelente Carlos Álvarez y Fabio Mª Capitanucci.

Éste último será una voz a seguir, puesto que el timbre es bello e interesante.


miércoles, 23 de marzo de 2011

Ha fallecido Elizabeth Taylor

Aunque este blog está dedicado a la ópera, hoy no puedo dejar pasar esta triste notícia:


Cleopatra, Leslie Benedict, Maggie, la Gata... y una larga lista de personajes son a los que dio vida la gran Elizabeth Taylor.

La actriz de los ojos violetas ha fallecido a los 79 años después de una vida llena de glamour, de matrimonios, de excesos, de enfermedades, sus ojos se han cerrado para siempre dejando un gran legado cinematógrafico.



 Protagonizó uno de los mayores escándalos de los 60 cuando se cruzó en Roma, durante el rodaje de “Cleopatra”, con el actor galés Richard Burton (fallecido el 5 de agosto de 1984), el amor de su vida con quien se casó dos veces.



Hoy nos deja uno de los grandes mitos de Hollywood, una de mís actrices más admiradas. Ahora podrá reunirse de nuevo con su gran amor, Richard Burton.


Descanse en paz.

viernes, 4 de marzo de 2011

Fedora Gheorghiu & Loris Domingo

Dos de los grandes. Dos de los mejores. Dos de mis favoritos juntos, por primera vez, sino me equivoco, en una grabación operística entera.

Ni más ni menos que Plácido Domingo y Angela Gheorghiu en la de “Fedora” de Giordano para la “Deustche Grammophon” que ha salido al mercado como complemento de audio a la celebración del 70 cumpleaños del tenor madrileño el pasado enero.



Es inevitable, cuando una escucha esta ópera, asociar el personaje de la princesa rusa a la voz de la soprano italiana, Mirella Freni, gran creadora de este role y la voz a la que escuché mí primera Fedora.
Nunca he sido una gran apasionada de la voz de la Freni, aunque es una de las mejores cantantes que he escuchado, por técnica, por dicción y por profesionalidad, sin embargo, a nivel personal, es mucho más interesante para mí la voz de la Gheorghiu.

Creo que era la primera vez que abordaba este personaje, y quizás necesite rodarlo un poco más para llegar al dramatismo que le prone la Freni, pero su primera lectura me gusta: conserva la frescura en la voz, el bello timbre y el don nato de la expresión. Está fantástica y con el tiempo, espero, será un gran papel para ella.

¿Qué decir de Plácido Domingo que no haya dicho ya antes?

Puedo guardarme todos los elogios y alabanzas porque a sus 67 años (la grabación está fechada en 2008) continua manteniendo su timbre inconfundible de voz, a pesar de que los años no perdonan y su Loris es bastante distante de los que le he escuchado, sin embargo la capacidad de emocionar, de llegar al corazón con su fraseo, el don de hacer poner la carne de gallina a quien lo escucha sigue estando allí como sello característico de su carrera.

Se notan los años, evidentemente, pero saca toda artillería pesada y consigue recrear un tercer acto de ensueño. Un Loris enamorado, de voz dulce e ilusionado para dar paso al Ipanoff desesperado y desgarrado que ve morir a Fedora en sus brazos.
La voz se mantiene intacta durante todo el tercer acto, puesto que los “pequeños apuros” que pasa se manifiestan en el segundo acto en el que entona un “Amor ti vieta” muy correcto (apostando por no respirar en justo en “la tua pupilla sprime”, acto que venía llevando a cabo desde la mitad de los 90) y un dúo con la Gheorghiu en el que se nota a un Plácido ya mayor, cauto y prudente a la hora de abordar el dificilísimo dueto.

Gran decepción con la estridente Nino Machaizde y siempre correcto el De Siriex de Fabio Capitanucci.

La Orquesta Simfónica y los Coros de la Monnaie, al mando del maestro Alberto Veronesi dejan detalles de gran calidad, con un tempo correcto y siempre acompañando al cantante con cierto equilibrio sonoro.

Una grabación recomendable sin duda y una gran alegría para los amantes de la ópera y los de Domingo y Gheorghiu.
Lástima que no hayan grabado más óperas juntos.