martes, 27 de julio de 2010

Compartiendo el delirio del Teatro Real

Qué gran noche de ópera nos brindó ayer Radio Clásica.

La cita era uno de los acontecimientos más esperados de esta temporada en el Teatro Real de Madrid, el “Simon Boccaegra”. Esto no tendría nada de especial si no fuera porque el intérprete principal era Plácido Domingo, que regresaba al escenario de su ciudad natal tras la intervención quirúrgica a la que se vio sometido a principios de año.

A estas alturas poco puedo decir de estas funciones que no se haya dicho ya. No puedo entrar sobre la puesta en escena porque desafortunadamente no la he podido ver, aunque hay magníficas referencias en prensa y en blogs de la red que nos la explican con detalle.
Por lo tanto me limitaré a hablar de la parte musical, reservándome lógicamente mís impresiones del Maestro para el final.

Fue en primera instancia una decepción que no cantara la soprano rumana ANGELA GHEORGHIU que era para mí, junto con Domingo, uno de los alicientes de estas representaciones.
Sin embargo, y he de confesarlo, no la eché en falta porque la acurada interpretación de INVA MULA me convenció desde su magnífico “Come in quest´ora bruna”, un canto lleno de matices y belleza tímbrica que se acopló perfectamente con Plácido Domingo y con Marcello Giordani.
Gran redescubriento de esta soprano albanesa que eschuché en directo en el Liceu con la “Manon”.

MARCELLO GIORDANI fue más irregular que Mula, con momentos brillantes como el dueto inicial con Amelia, pero otros menos afortunados como el “Sento avampar nell´anima” en que quiso sacar un lado más dramático del Gabrielle Adorno, sin llegar, según mí opinión, a conseguirlo.

Más que solvente el Fiesco de FERRUCIO FURLANETTO que cada día me gusta más con este personaje, alcanzando las cotas más altas de su interpretación al lado de Plácido Domingo.



¿Y qué decir de PLÁCIDO DOMINGO? Qué puedo decir de este gran tenor que no haya dicho antes.
He escuchado, hasta día de hoy, cuatro Simones, el de Berlín, el de la Scala, el de la ROH y el de Madrid, y esta última interpretación supera las tres anteriores con creces.
Es realmente milagroso que a su edad, a punto de cumplir 70 años, cante con el nivel que lo está haciendo. Estaba muy bien de voz en esta función del 25 de julio, que Radio Clásica retransmitió ayer en diferido.

No hay palabras para poder explicarlo porque, simplemente, se tiene que oir para poder disfrutar esa gran creación del Dux genovés que hace Domingo.
Sonó inmensamente tierno en sus escenas con Amelia cuando hablaba el padre, y agónico en la escena final de su muerte, pero también con energía cuando se nos presenta con 25 años menos.

Ayer "Simon Domingo" me hizo poner la carne de gallina, y no era para menos ante semejante interpretación. Me llegó con mucha fuerza, disfruté de una más que agradable y fascinante tarde-noche operística de verano donde el calor era lo de menos porque ni lo sentí.

Comprendí entonces al escucharle el delirio del público del Real en la primera actuación de la pasada semana y no era para menos.
Ayer yo también era parte de ese público que rugía y aplaudía (dentro y en la Plaza de Oriente) porque, aunque en la distancia, las sensaciones fueron las mismas o mejores.

lunes, 26 de julio de 2010

¿Me gustaría hoy la ópera?...

Está mal que uno diga esas cosas de sí mismo, pero cada vez me siento más afortunada de que mí amor por la ópera naciera grácias a la voz de Plácido Domingo.

Aquel señor tan elegante, vestido de frac en aquel lejano concierto de Caracalla consiguió, con la magia de su voz llegarle a una niña, que era entonces, a lo más profundo de mí alma con su “No puede ser”, magistralmente interpretado.



Me he perdido muchas actuaciones suyas en directo, pero las he visto por televisión, aunque no es lo mismo, pero aún así, siempre ha logrado emocionarme y hoy, veinte años después, continúo con la misma ilusión que en los primeros días en que acababa de descubrirle.

Y estos días más que nunca, porque... cuánto me gustaría estar en Madrid presenciando esas funciones del “Simon”, viviendo y sintiendo un sinfin de sensaciones que solo te proporciona el directo, estando cerca de ese gran artista inagotable e incansable, generoso y entregado, que a sus casi 70 años, sigue poniendo a los coliseos operísticos en pie y recibiendo ovaciones vertiginosas función tras función, dándonos en cada una de las funciones no el 100% sino el 500% de toda su vitalidad... de su voz... de su alma...

Si alguien quería borrar del mapa operístico a Plácido Domingo, podrá comprobar que se ha equivocado, porque Domingo, el gran Plácido Domingo ha vuelto después de su operación con más fuerza aún si cabe, con más ilusión, con más temple y serenidad, con una vitalidad sanamente envidiable.



Me gusta mucho la ópera, no hay duda de esto, pero a ello ha contribuído sin duda el saber hacer, la voz, la gestualidad, todo, todo lo que ha aportado este gran cantante a este mundotan complejo que a pesar de esto, entra en tu vida de forma sencilla, directa y lo mejor de todo es que ya nunca jamás te abandona.
¿Es como una droga la ópera? Pues quizás podría definirse así... ¿hay alguien que pueda prescindir de ella una vez está imerso en ella? Sería interesante desarrollar algún día esto.

Siempre me hago esta reflexión: si en el mundo de la ópera no hubiera existido la figura de Plácido Domingo, esa bellísima voz que, cante lo que cante, te llega; esa virtud camaleónica de ser un “Otello” y luego ser un “Nemorino” genial, ese arte de dominar cada una de las palabras, decirlas y lanzarlas dándole todo el sentido y sentimiento que deben tener, etc... sin todo esto, si ahora tuviera que empezar de cero, ¿me gustaría la ópera? Pues... probablemente no.

Sin el gran Plácido Domingo nos hubiéramos perdido muchas cosas, muchos sentimientos, muchas sensaciones, muchas emociones, muchos nervios, muchas noches en que hubiéramos podido dormir porque no tendríamos en nuestro cuerpo la sensación de nerviosismo que me provocan sus actuaciones, pero también sin esta gran voz, si no hubiéramos conocido al artista, nunca hubiéramos conocido a la persona, que si cabe, es mejor que el cantante.

Sin duda, sin Plácido Domingo, sin el Maestro Domingo, sin la persona que más admiro en el mundo, no sabría que es la ópera.

Por esto le estaré eternamente agradecida por permitir que conociera lo más maravilloso de mí vida.


viernes, 23 de julio de 2010

De nuevo Simon

Quién viviera en Madrid estos días, o quién pudiera escaparse allí para gozar de la voz y de la presencia del gran Plácido Domingo y su "Simon Boccanegra" en el Teatro Real.

Acabo de verle en las notícias. Sobrecogedora la escena final de su muerte y una más que ruidosa ovación que llenaron de emoción la cara del Maestro, al que por cierto, por el fragmento escuchado, le he visto muy bien de voz.

!Qué entrega, qué pasión la de Domingo...! Sin duda, únicas en el mundo. Nadie logrará nunca emocionarme como lo hace él.

Para los que no podemos estar allí en directo, seguiremos la representación por la radio y estoy segura, que auque no le veamos, gozaremos igual de su voz.

¿Qué grande Maestro!

http://www.rtve.es/noticias/20100723/real-se-rinde-a-placido-domingo-su-debut-como-baritono-16-minutos-aplausos/340879.shtml


martes, 20 de julio de 2010

Mi cariño verdadero, mí vida entera, todo cuanto yo más quiero, por ti lo diera

¿A quién puede no gustarle una frase así? Una declaración de amor total, acompañada de una música excepcional.

Contaba el otro día mi asistencia al concierto de Romanzas de zarzuela que nos ofrecieron la soprano Eugenia Montenegro y el barítono Carles Daza en el Amfiteatro de la Caixa de Sabadell y eran ellos precisamente los que cantaban el dúo que ahora  propongo que escucheis.

Evidentemente no son ellos quien lo cantanm sinó Toñy Rosado y Manuel Ausensi. Simplemente disfrutad la belleza de esta música. ¿Os lo podéis imaginar cómo sonaría esto en el voz de Plácido Domingo? Soñemos, pues, que de molmento es gratis.



viernes, 16 de julio de 2010

Buena música y buenas voces en un marco incomparable.

¿Qué tendrán las noches de verano que siempre tienen algo de especial que las hace mágicas?
No lo sé.

El verano es una estación del año maravillosa, los días apuran sus últimas horas de luz, la gente está alegre, tiene ganas de irse de vaciones, de salir, de disfrutar. Simplemente tienes muchas más ganas de vivir.

Y qué mejor manera de pasarlo bien que asistiendo a una magnífica velada musical (muy de mí gusto), y si puede ser en un espacio al aire libre y acogedor como el Amfiteatro de los Jardines de la Caixa Sabadell.
No negaré que era una noche especial, sí, es cierto, pero ayer me dio la sensación de estar muy lejos de casa por muchos factores: era de noche, era verano, estábamos rodeados de verde, en fin, parecía que nos hubiéramos desplazado a un lugar recóndito de un sitio indeterminado.
La sensación fue muy agradable: tranquilidad y serenidad.

Y la verdad es que la ocasión merecía realmente la pena. Era la primera vez que asistía a un concierto organizado por las “Joventuts Musicals de Sabadell” y el resultado fue, para mí, extraordinario, ya que de entrada estaba dedicado todo a la zarzuela, género por el cual profeso devoción, y había 2 voces interesantes, la soprano Eugenia Montenegro y el barítono Carles Daza acompañados al piano por Josep Buforn.

No se ha hecho mucho eco del evento (y es una lástima), a pesar de que el diario local (Diari de Sabadell) sí que hacía mención de él. Dos cantantes de sobra conocidos en nuestra ciudad pusieron un broche de oro a la jornada de ayer, y cuando asistes con estas expectativas, de entrada no puedes salir defraudada y por estas 2 horas de felicidad, valen la pena los madrugones al día siguiente.

El programa, como decía era un homenaje en sí a una música tan nuestra como es la zarzuela. Hace falta iniciativas así, porque es un género que gusta y se debería potenciar mucho más.
La hora de inicio estaba prevista para las 10 de la noche, hora en que el sol ya ha dejado de asfixiarnos con esos rayos abrasadores y por lo tanto, el ambiente ya se ha vuelto más fresco, hora en que los espacios urbanos, de sobra conocidos, se transforman en un ideal escenario que te transportan a una nueva dimensión mientras la suave brisa de la noche acaricia nuestros cuerpos ligeros de ropa.

Contamos, antes de empezar, con la simpática e informal presentación del concierto, de su organizador, Albert, que rompió el hielo poniendo unos toques de simpatía al concierto que hizo que la gente se relajara alejándose de la formalidad de este tipo de espectáculos.



 
Marinela, Marinela” fue la pieza con la que se abrió el concierto y que interpretó la soprano EUGENIA MONTENEGRO, que ha sido miembro dels Cors dels Amics de l´Òpera de Sabadell, y que el año pasado ganó una plaza en l´Escola d´Òpera, premio que finalizó con la su participación en la ópera “Così fan tutte” en la Faràndula de Sabadell a final de esta temporada, interpretando el papel de Fiordiligi.
Ataviada con un sencillo pero efectivo vestido de color negro, Eugenia Montenegro salió algo titubeante.
Si hay algo que tengo que destacar de esta soprano es su dicción. Es difícil para el oyente, en muchas ocasiones, entender palabra por palabra lo que está diciendo el cantante, pero en su caso, es loable destacar esa virtud.
Para mí empezó un poco floja con esta romanza de “La Canción del Olvido” de José Serrano, ya que a lo mejor hubiera podido suavizarla un poco.

Seguidamente el más esperado de la noche, el barítono CARLES DAZA, voz que sigo desde su primera actuación en nuestra ciudad. Se presentó nada más y nada menos que con la concocidísima “Junto al puente de la peña” también de “La Canción del Olvido” de Serrano.
Traje gris y camisa de color lila pálido que resaltaba con su piel morena apareció en el escenario seguro, pisando fuerte sin cometer el error de quedarse plantado delante del atril. Quizás, a mí gusto, fue la pieza menos acertada para él.

Si se me permite hacer un pequeño paréntesis, lo único que vino a deslumbrar un poco la velada, y nunca mejor dicho, fue la potencia de los focos que había en el escerario, ya que los dos intérpretes, al cantar cerca del piano, estaban en la misma línea y dirección que éstos, hecho que hizo que quedáramos casi cegados y agradeciéramos el gesto de que se desplazaran de vez en cuando al otro lado del escenario para poder ver sus caras.

De una desconocidísima “La tempranica” de Gerónimo Giménez, Eugenia Montenegro nos cantó una también olvidada romanza “Sierras de Granada (...) Ay amante, amantito, amante” de una belleza extrema y además poco difundida, imitando el acento andaluz que requiere el fragmento.

Daza continuó con otra romanza que parece ser le va como anillo al dedo y con la que ya nos convenció el pasado mes de noviembre en las representaciones de la “Maruxa”. Nos referimos a “Aquí n´este sito” que canta Pablo casi al final de la zarzuela. Con un fraseo elegante y seguro nos confirmó el por qué aplaudimos tanto esta intervención en su día.

Bendita cruz” de “Don Gil de Alcalá” del maestro Penella fue otro de los momentos emotivos de la noche. Esta bella romanza intepretada por Montegro, ahora sí, mucho más centrada en el concierto me hizo corroborar lo muy bonito que es este género y cuán especial es para mí. Además siempre se agradece que en este tipo de actos se pongan aquellos fragmentos que son menos populares y que no por ello tienen que ser peores, porque como pudimos comprobar ayer, no es para nada así.
La cantó con mucho más sentimiento, a pesar de que a veces tendía a sonar demasiado fuerte pecando de no regular demasiado el volumen de voz.

Otra de las piezas que parece ser han puesto de moda, relativamente reciente, en los conciertos de zarzuela es la bellísima “Ya mis horas felices” de la cual Carles Daza optó por empezar un poco antes con su “Los cantos alegres de los zagales”. Buena interpretación y diferente de cuando se la escuché por primera vez, el barítono catalán dotó de una extraña melancolía al protagonista de la obra, Germán, un hombre atormentado por una promesa que oculta a su mujer, pero que sin embargo –al contrario de lo que cree ella- está sincera y profundamente enamorado de ella.
Al igual que su compañera, su impoluta dicción y su saber cantar dieron paso a uno de los mejores momentos de la noche, a mí gusto: los dos intérpretes, siguiendo con “La del Soto del parral” de Soutullo y Vert, no de Sorozábal como dice el programa de mano, nos obsequiaron con el también desconocido, como no –a excepción de los amantes del género- y bellísimo dúo “Ten piedad de mís dolores (...) Mí cariño verdadero, mí vida entera”.
Los dos cantantes, compenetrados, cómplices del momento, hicieron gala de sus virtudes canoras y expresivas en este momento. Lástima que en el apartado de propinas no lo repitieran.
Fue en este momento, cuando Eugenia Motenegro se relajó y empezó a cantar más cómoda, e incluso utilizando mínimamente un poco más de expresión corporal, recurso muy bien explotado por otro lado, por su compañero con miradas y reacciones en su cara que hicieron, aún si cabe, mucho más atractivo este, y no me cansaré de repetir, bellísimo dúo.
Qué notas centrales y qué fraseo más bonito el de Daza...
Eugenia confiaba en su compañero. El final de este dúo lo vino a confirmar, puesto que sus ojos se fijaron en la boca de Daza para acabar los dos a compás.


Tal y como había sucedido en la primera parte, Albert, nos presentó el programa de la segunda parte: por un lado un bloque dedicado a la zarzuela catalana, y por otro, un especial “Ruperto Chapí”, compositor del cual, el año pasado, dio una conferencia.

De entrada, y según los datos del programa de mano, se suprimían las dos piezas de “La legió d´honor” y la pesada –por repetitiva- “Carceleras” de “Las hijas de Zebedeo” de Chapí fue reemplazada por el “Ay de mí” de “El rey que rabió” del mismo compositor.



Qué diferente sonó esa “Les neus de les muntanyes” de la “Cançó d´amor i de guerra” en la voz de Carles Daza respecto a la primera vez que se la oí en La Faràndula. Su voz ahora es mucho más redonda y suave, más “hecha” pero no ha perdido algo que le caracterizó ya el primer día que lo escuché en su Silvio del “Pagliacci” y que ya me llamó completamente la atención: su fraseo, su clara dicción y su saber cantar. Ahora la voz ha embellecido y ha ganado en seguridad y aplomo en las notas más extremas de su tesitura.
Perfecto catalán, (la verdad es que ambos hicieron gala de cantar un catalán impoluto y bien pronunciado -y eso no va con el hecho de que sean catalanes- pero sí que escuché el catalán que me gusta, sin acentos que lo desvían de la fonética a la que estoy acostumbrada, un catalán mucho en mí línea).

Eugenia Montenegro nos brindó la sardana de la misma zarzuela, la conocida “En el Vallespir”, faltada quizás de un poco de dulzura y modulación, adjetivos que no impedieron que se llevara por su interpetación una gran ovación.

Y para terminar el capítulo catalán, de nuevo Daza con la segunda (de las tres romanzas para barítono que tiene “La Cançó d´amor i de guerra): “Caminant pel món va el vell pastor...” en la que confirmé, como decía antes, que las notas más extremas se van asentando cada día más.

Ruperto Chapí se apoderó ahora del tiempo del concierto y la primera pieza que se escuchó, totalmente fuera de programa fue el “Ay de mí” de “El rey que rabió”.
Este instante, fue uno de los más emotivos de la noche. Ayer, 15 de julio era el cumpleaños de Albert, pareja de Montenegro y gran amigo de Daza, según explicó la propia soprano.
Quiso dedicarle una canción de Mahler, pero tal y como dijo ella misma “Malher s´ha de fer molt bé”, y por falta de tiempo no pudo estudiar nada. Sus ojos se llenaron de lágrimas y el público la arropó con un caluroso aplauso, y en su lugar nos brindó la romanza anteriormente mencionada.

Por supuesto Daza también se estrenó como improvisado presentador y nos anunció su siguiente y difícil pieza: nada más y nada menos que el monólogo de Simón de “La tempestad”, también del propio Chapí, que consiguió hacerme poner la carne de gallina y arrancó los aplausos enfervecidos del público antes de que acabara de cantar.

Fue momento entonces para que los intérpretes se tomaran un breve respiro para que pudiera lucirse en solitaro el acurado piano que respiraba acorde con los cantantes, JOSEP BUFORN, que interpretó el breve “Intermedio” de “La revoltosa”, obra que precisamente, daba paso a la última pieza oficial del programa, el famoso dúo del Felipe y la Mari Pepa de la misma obra. Bien cantado por ambos, regresando de nuevo la expresión corporal de cuerpos y caras de la que también hicieron gala en el dueto de la primera parte.

Aplausos y más aplausos, los dos cantantes no se hicieron de rogar para el capítulo de las propinas: primero Eugenia con su “En un país de fábula” de “La Tabernera del Puerto” (ésta sí de Pablo Sorozábal) anunciada por ella misma y Carles, al igual que su compañera, nos anunció “Granada” a pesar –tal y como comentó él mismo- de estar a casi 900 km.
En este momento se produjo la segunda anécdota de la noche: Carles empieza a cantar una de las piezas más conocidas por el público y más interpretadas en el mundo de la música, y de pronto, una vez pronunciado “Granada”... se quedó completamente en blanco, a pesar de que una señora del público, y yo misma le apuntamos, a todo volumen, la letra que olvidó.
Pidió disculpas, y el público, igual que momentos antes, había sido recepetivo con Eugenia, arropó al baritono con un cariñoso aplauso y en el segundo intento salió esa “tierra soñada por mí”, matizada con una dicción llena de afirmación y picardía.

En fin, una velada que, por otras cosa, tardaré varios días en olvidar.

martes, 13 de julio de 2010

Plácido Domingo no dirigirá "Turandot" en Verona

t

Esto es lo que se desprende de este artículo y que debido a su reciente operación ha decidido que lo mejor es no someterse a esos estragos físicos.

Mucha salud para el Maestro Domingo y que siga siempre con los ánimos tan positivos que le caracterizan. Ahora nos queda esperar ese Simon Boccanegra de Madrid que se prevé sea, uno de los aceontecimientos musicales de la temporada.

lunes, 12 de julio de 2010

El primero de muchos...

O eso queremos.



España se proclamó ayer campeona del mundo grácias al mágico gol de Andrés Iniesta. Por fin vemos cumpldio el sueño de todo un país.
Pero no es solamente Iniesta, sino que todos, todos los jugadores han contribuído a ese éxito que desató la euforia en todo el país.

Ahora no s toca disfrutarlo y digerirlo porque los minutos finales fueron de infarto total. Hoy muchos nos hemos levantado sin voz, pero ha valido la pena.

Y lo mejor de todo ha sido, al menos en mi caso, que tres generaciones distintas hemos podido ver la vistoria de España.

"Podemos" fue el grito de guerra de la Eurocopa del 2010. El pulpo Paul lo vaticinió y "San Iker" salvó la eseada victoria de Holanda.

España se lo merecía. "¿Podemos?".... Sí, podemos y así lo han demostrado. El 11 de julio ya forma parte de la historia de España.

¡Felicidades campeones!

domingo, 11 de julio de 2010

Temporada 201-2011 en Sabadell: interesante y osada

Osada quizás sea el calificativo que mejor definiría la temporada operística 2010-2011 en nuestro Teatro de La Faràndula de Sabadell.

Y es que este año la Associació dels Amics de l´Òpera de Sabadell presentan, a diferencia de otros años, tres títulos de gran repertorio, más un concierto extraordinario en lugar de la arraigada y popular zarzuela en el mes de noviembre que hace 5 años inicicaran y con muy buen criterio además.

Pero antes de hablar de lo que nos espera en breve, me gustaría remarcar que la temporada que ha concluído hace tan solo un par de meses ha sido de mucho nivel y calidad y cada día desde la AAOS se está dejando el listón muy alto. Esperemos que ésta que se iniciará en el mes de octubre sea, por lo menos, igual que la anterior, aunque tengo la ligera sospecha de que será mucho más interesante y a la par, mucho mejor.

A tal fin los AAOS han programado iniciar la temporada en octubre con un título muy popular entre donde los haya, quizás rompiendo un poco el esquema de que la más popular se ubicara en el mes de febrero. La ópera escogida para esta ocasión es "RIGOLETTO".


Para tal cometido se ha dado otra vez la confianza al barítono, conocido de la casa, ISMAEL PONS, el cual posee una solvencia indiscutible aunque no es de las mejores voces que pasan por el teatro. A pesar de ello, su seguridad y experiencia son virtudes que le acompañan y hacen que siempre salga vitoreado en todos los roles en los cuales le he escuchado. Su hija Gilda será en este caso la soprano madrileña, gran descubrimiento de la AAOS ya el año pasado en las representcaiones de "Il Pirata", SAIOA HERNÁNDEZ, una voz potente y segura, sin estridencias, con coloraturas, quizás a mí gusto no demasiado limpias, pero con una gran seguridad y profesionalidad en el escenario. Por contra el papel del Duca ha sida otorgado al tenor SERGIO ESCOBAR, para mí totalmente desconocido y del cual no tengo ninguna referencia, y que quizás por este motivo sea una de las sorpresas de estas representaciones. La dirección de la Orquestra Simfònica del Vallès, irá a cargo del italiano ELIO ORCIUOLO mientras que la dirección del coro, correrá al cargo del también director de orquesta DANIEL MARTÍNEZ GIL DE TEJADA, mientras que la dirección de escena correrá a cargo de CARLES ORTIZ.


Debo confesar de todos modos, que después de estar más de un año haciendo quinielas para adivinar la zarzuela de este año, tuve una decepción cuando leí que en lugar de representar una, como se ha hecho hasta ahora, se había previsto un concierto Homenaje a la Zarzuela.

La zarzuela es un género que me encanta, y para aquellos que la amamos profundamente, como es mí caso, nos gusta verla representada.
De todos modos al saber el elenco vocal de este concierto, auguro que será uno de los eventos de la temporada, ya que por el lado femenino tenemos a una muy conocida, y querida, de la casa, la soprano jerezana MARIBEL ORTEGA. Junto a ella,  la mezzosoprano GEMMA COMA ALABERT, reciente Carmen y Dorabella en la temporada pasada, y ambas, darán la réplica a sus colegas masculinos: el tenor CARLES COSIAS  y el barítono CARLES DAZA.

Se anuncian fragmentos de Vives, Moreno Torroba, Arrieta... todos ellos junto al COR DELS AMICS DE L´ÒPERA DE SABADELL dirigidos por DANIEL MARTÍNEZ GIL DE TEJADA.


Esto será en el mes de noviembre, pero quizás lo más interesante, por lo inédito, será las representaciones de la ópera LOS CUENTOS DE HOFFMANN, una ópera llena de dificultades vocales y escénicas, osada donde las haya puesto que requiere de un gran elenco vocal.


JAVIER AGULLÓ, a quien ya conocimos enlas representaciones de "Madame Butterfly" hace un par de temporadas asumirá el reto de encarnar al poeta Hoffmann, todo un "tour de force" para cualquier tenor. Posee una voz amplia y brillante (al menos es la sensación que me llevé en la Butterfly). Debemos destacar también la aportación que hará la mezzosoprano GEMMA COMA ALABERT que asumirá el -también- largo papel de Nicklause.Por lo que se puede deducir del orden del reparto, podríamos afirmar que el orden de los actos centrales, OLIMPIA-ANTONIA-GIULIETA será este, ya que a veces se representa, OLIMPIA-GIULIETA-ANTONIA a determinar está aún el papel de la muñeca Olimpia, (aunque creo que la soprano canaria Elisa Vélez puede tener varios números). No obstante los de Antonia y Giulieta están asignados a MAITE ALBEROLA (Maruxa y Fiordiligi en la temporada pasada) y a MARTA VALERO (Catalina en "La Rosa del Azafrán" de hace dos temporadas).La dirección de Orquesta será asumida por el maestro RUBÉN GIMENO y la de los coros por su titular DANIEL MARTÍNEZ GIL DE TEJADA.


Pero seguramente uno de los momentos importantes de la temporada sea la presentación de la popular ópera de Gioacchino Rossini "EL BARBERO DE SEVILLA", que supondrá, sin duda alguna, la gran confirmación del barítono CARLES DAZA en el Teatre de La Faràndula de Sabadell y en esta ocasión, como ya ocurriera la temporada pasada con la zarzuela "Maruxa", asumiendo el papel protagonista, pero en esta ocasión en una ópera.

 


Se augura unas representaciones con un Fígaro de mucho nivel, y que ha dejado su sello de autenticidad en todas y cada una de las representaciones que nos ha brindado en el teatro vallesano desde que debutara con l´Escola d´Òpera de Sabadell con el papel de Conce de Almaviva de "Le nozze di Figaro" en 2004 y en 2005 como cantante profesional interpretando el Silvio de "Pagliacci".

A su lado, una grata sopresa de este año, el tenor ALBERT CASALS al que escuchamos por primera vez en "Il Pirata" y más recientemente en el Guglielmo de "Così fan tutte".
El papel de Rosina está aún por determinar y el Don Bartolo correrá a cargo del veterano ENRIC SERRA dirigidos todos ellos por el maestro DANIEL MARTINEZ y bajo la dirección escénica de PAU MONTERDE.

Para más información sobre las funciones, días y resto de reparto, podeis pinchar en la web de l´AAOS. Presiento que será una temporada llena de éxitos y sorpresas.

jueves, 8 de julio de 2010

Plácido con la Roja



Plácido Domingo, confeso seguidor del Real Madrid y también de la Selección Española, asistió ayer a la semifinal del partido Alemania-España, en la cual la Roja se clasificó para jugar la final del Mundial de Suráfrica 2010.

Ayer ponían la noticia en la prensa digital y durante todo el partido no se vio,pero parece ser que a los 10 minutoa de irme a la cama, Tele 5 le hizo una entrevista.
Ataviado con bufanda roja, Plácido estaba feliz y contento por el pase de la selección a la final a la que asistirá el proximo domingo.

Ahora solo a esperar que España gane el domingo el primer mundial de muchos que pueden venir detrás. Aquí os dejo un enlace del video en el que Su Majestad la Reina Doña Sofía baja la los vestuarios a felicitar a los jugadores. En él se puede apreciar a un segundo plano a Plácido.

miércoles, 7 de julio de 2010

Qué veinte años no es nada...

Así dice la vieja letra del tango “Volver” que ha sido inmortalizada por una infinidad de cantantes.

Hoy, siete de julio de 2010 es una fecha importante a recordar.
Sí, sí, ni “San Fermín 2010” y ni siquiera el hito histórico de que la Selección Española juegue por primera vez una semifinal en un Mundial pueden ensombrecer para mí esta fecha tan especial en mí vida: 7-7-90.

En aquel lejanísimo 7-7-90 se reunieron en las Termas Romanas de Caracalla, por primera vez (y parecía ser en aquel momento la única ocasión) los denominados entonces “los tres mejores tenores del mundo”, José Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti.



Quién podía adivinar esa noche que bajo el cielo romano nacía un fenómeno mundial que aficionó a a la ópera a millones de personas en todo el mundo, entre ellas yo, y todo grácias al magnífico “No puede ser” que cantó Plácido Domingo.
Con ello, nació mí amor por la ópera, por esto deberé estar por siempre agradecida a este concierto, único e irrepetible.

El concierto de Caracalla hace dos años que cumplió su mayoría de edad, nos quedan cinco para su primer cuarto de siglo. En verdad el tiempo pasa... y rápido... el tango diría “que es un soplo la vida, qué veinte años no es nada (...) vivir con el alma aferrada a un dulce recuerdo que lloro otra vez”.

Quizás yo viva “aferrada” a ese recuerdo de mí infancia, sí, sin duda así debe ser sino no recordaría esta fecha tan importante en mi vida que marcó para mí un antes y un después.

Hoy es un día muy feliz en mí vida. En el link de abajo podeis encontrar el comentario de cuando se celebró el 19 aniversario.