domingo, 28 de febrero de 2010

Y siguiendo con el chotis...

Y como en la entrada anterior hablabamos de "La Gran Víia" y de Madrid, permítanme que les presente este preciosos chotis titulado "Rosa de Madrid" que canta Sara Montiel, una intérprete que, auqnue carezca de una potente voz, la que tiene sabe jugarla tan bién, con intención y con una expresión que me hacen afirmar que nadie ha cantado ese género, -el cuplé- como ella.

Aquí nos presenta este, como digo, chotis, baile afincado y relacionado claramente con Madrid, pero que es de importación francesa. Disfruten esta genial música con la guapísima Sara Montiel provinente de la película "La Violetera", mí película preferida, junto "El último Cuplé", de las quye hizo Sara:

sábado, 27 de febrero de 2010

¿Qué suena hoy en la gramola? LA GRAN VIA

Este año en que se celebra el 100 aniversario de la construcción de una de las arterias más importantes de la capital de España, la madrileña Gran Vía, creo que es de obligación hablar de esta obra de Federico Chueca, sencilla, pero a la vez inmortal.
Sí me refiero a "La Gran Vía", porque... ¿quién no conoce o no ha oído alguna vez el famoso vals del Caballero de Gracia, el tango de la Menegilda, el número de los Ratas o el Chotis del Eliseo? De estas piezas alguna les debe sonar, ¿no?

De esta obra del maestro Chueca emana mí primer recuerdo musical, en especial del Vals del Caballero de Gracia, que cantaba una y otra vez a mí hermano recién nacido -sin saber qué era ni qué cantaba- para hacerlo llorar en su cochecito. No era mala. simplemente tenía dos añitos.

La selección de hoy será breve, pero con las piezas más bonitas e inolvidables de esta revita madrileña cómico-lírica, fantástico-callejera.




La Gran Vía es una obra compuesta de cinco sainetes cortos, y trata de los comentarios surgidos en Madrid por la eminente aparición de una nueva avenida: La Gran Vía. Durante ese año se iniciaron una serie de derribos para construir esta Gran Vía que saneara y transformara el centro. La reforma afectaba a gran cantidad de calles.

Al levantarse el telón aparece la escena sola. Apoco se presenta en la puerta del foro la calle Mayor, que baja hasta el proscenio.


Detrás salen por parejas las calles de la Sartén y de la Libertad, de la Primavera y de la Paloma, del Reloj y de la Luna, de la Priora y de la Caza, del Espejo y del Pez, de la Rosa y del Soldado, de la Montera y del Turco, del Tesoro y del Oso, del Ave María y de Válgame Dios y los callejones del Perro y del Gato.

Hacen una pequeña evolución, quedando al terminar formando semicírculo frente al público; las primeras de cada pareja a la derecha de la calle Mayor, empezando por la de la Sartén y terminando en la del Ave María, y a la izquierda las demás comenzando por la de la Libertad y concluyendo por la de Válgame Dios. Los callejones del Perro y del Gato quedarán en los extremos junto a la embocadura del escenario.

Las calles y plazas de Madrid, soliviantadas por el anuncio de la creación de una Gran Vía en el corazón del viejo casco urbano, se reúnen alarmadas. Las calles se preguntan quién podrá ir a una calle que lleve ese nombre y amenazan con sublevarse para dar un susto a la Municipalidad que con tan poco respeto las trata. En el diálogo siguiente, un Paseante que recorre Madrid dialoga con algunas de las calles que llevan parte principal en la discusión, como la calle de Toledo, intervienen la calle del Candil, la calle de la Sartén y varias calles y plazas que responden o hablan de acuerdo con sus características: la plazuela de los Afligidos solloza, las calles del Ave María y de Válgame Dios, intercalan exclamaciones con sus nombres, la calle de la Libertad hace propuestas políticas liberales. Entre todas sobresale por unos momentos la calle de Sevilla, la cual, lógicamente, se expresa con vivacidad y un marcado acento andaluz. Seguidamente entra el Caballero de Gracia jactándose de las conquistas amorosas que la leyenda popular le atribuía. Los demás personajes critican en voz baja al presumido personaje. Luego continúa el diálogo sobre la reforma urbanística de Madrid, insistiendo en los chistes a cuenta de los nombres de las calles que intervienen. La entrada dela Plaza de la Leña hace callar a todos.

A continuación entra el Comadrón, de cuyas palabras se deduce que el nacimiento de la Gran Vía va para largo. Finalmente las calles vuelven a su ubicación ciudadana excepto la del Caballero de Gracia, que se va a dar una vuelta con el Paseante.

En las afueras de Madrid dialogan el Paseante y el Caballero de Gracia, su diálogo versa en torno a la política cuyos defectos, concluyen, son generales en todo el mundo. Podemos escuchar este famoso vals en la voz del tenor madrileño Plácido Domingo, con la orquesta y coros de la Comunidad de Madrid, dirigidos por Miguel Roa:


 Terminada la discusión, entra la Menegilda, una criada (desde entonces en Madrid e incluso en otras ciudades de España se empezó a llamar "menegildas" a las criadas, abandonando el nombre más clásico de "maritornes", de origen cervantino), nos explica cómo se las ingenió para salir adelante con su escuálido sueldo de sirvienta: sisando. Y aunque acabó el ama echándola de la casa, su carrera ha continuado y no se puede quejar de su actual colocación: "… sirvo a un abuelo, que el pobre está lelo y yo soy el ama …". Escuchamos la voz de Milagro Martín con la Orquesta de la Comunidad de Madrid dirigida por Miguel Roa.


Cuando termina su explicación la Menegilda empieza a buscar a su novio, y traba conversación con el Caballero de Gracia. Después de coquetear un poco llega el novio, un soldado, y se van los dos. En este punto se intercaló posteriormente, y en vista del éxito del tango de la Menegilda, una escena que hiciera contrapunto hora, y en la que una ama de casa, Doña Virtudes, se queja del servicio aduciendo la frescura de las criadas y su carácter respondón. Siguiendo también un diálogo de Doña Virtudes con el Caballero de Gracia. Escuchamos la voz de Marta Moreno con la orquesta de la Comunidad de Madrid dirigidos por Miguel Roa.


Entran a continuación el barrio de la Prosperidad, vestido de pobre, y pidiendo un tranvía como limosna, y el barrio del Pacífico, dispuesto a armar camorra por un quítame allá esas pajas. Luego, viendo venir a unos rateros (los Ratas), el Paseante y el Caballero se alejan.

Los Ratas entran jactándose de la comodidad y productividad de su oficio, también entran dos guardias, colocan una especie de ratonera enorme y capturan a los ladrones, quienes entran por la puerta de la jaula. Al cerrarse ésta, automáticamente se abre la del lado opuesto, por la que salen los Ratas como si tal cosa. Los guardias después de su intervención se van, tirando de la ratonera vacía, y los Ratas se van por el otro lado, muertos de risa.



Ahora estamos en la Puerta del Sol. Sale doña Sinceridad, que intenta ir al Congreso pero no lo logra porque tiene que cuidar de sus yernos, dos niños díscolos que piden turrón y se portan mal. Luego aparecen el Caballero de Gracia y el Paseante, observando este cuadro familiar. Seguidamente entran un señor y tres señoras. Ellas se vanaglorian de los lugares de veraneo a donde piensan dirigirse, y él se burla. Luego se burlan ellas de él.

Cuando se han ido, se oye un lamento: es la Fuente que se queja de que la quieren quitar de su emplazamiento, porque estorba a los Ripperts y tranvías. La fuente recuerda sus muchos servicios a la causa de la convivencia ciudadana, ante la sorpresa de un paleto maravillado de que las fuentes de Madrid hablen. Mientras tanto la fuente se hunde lentamente y desaparece. El paleto finge haber sido estafado por un caballero que le pidió cambio pero en realidad aprovecha el relato para robar el reloj del Caballero de Gracia, que sale corriendo tras el avispado raterillo. Aparecen unos Marineritos, Se vuelve a oír luego la Jota de los Ratas, pero ahora, en su lugar, pasan, ante la mirada asombrada de los guardias, tres caballeros de elegante etiqueta que pasean frente a ellos. Los guardias saludan respetuosamente. La alusión a la similitud de moral entre Ratas y caballeros importantes queda claramente establecida

En una Travesía, aparecen un Sietemesino y una niña Gomosa, que cantan brevemente su pertenencia a lo más "chic" de Madrid y su próxima visita al Skating Ring, la pista de patinaje que era entonces la última novedad deportiva. Entre tanto, aparecen La Lidia y El Tío Jindama, dos personajes que representan a dos periódicos taurinos muy conocidos en la época.

Retornan el Caballero de Gracia y el Paseante, criticando en su diálogo el teatro del momento. Pero ven llegar al Elíseo madrileño, "baile de chachas", En la introducción sitúa el local en el Madrid de entonces y luego se describe a sí mismo como "baile de criadas y horteras". Escuchamos a Mª José Montiel con la intervención de Plácido Domingo, Miguel Roa como paseante y el coro de la Comunidad de Madrid dirigidos por el mestro Roa.


Entra corriendo el Comadrón, está próximo al nacimiento de la Gran Vía, el nuevo parto de la Municipalidad. Y tras enumerar la lista de condiciones que hacen falta para que el país funcione, acaba situando la fecha del próximo nacimiento de la Gran Vía … el 30 de febrero. Sin embargo, como anticipo de lo que será, muestra a los concurrentes una visión de futuro.

Aparecen todas las calles y plaza de Madrid, fuentes y personajes, y en medio de la algarabía general por el nacimiento futuro de la Gran Vía madrileña acaba la obra.



martes, 23 de febrero de 2010

Ánimos y una pronta recuperación, Maestro


Con lo contenta que he llegado esta tarde a casa y la alegría se ha convertido en preocupación... El Maestro Domingo debe someterse a una operación de cirugía preventiva debido a unos dolores abdominales. La operación será esta semana... Vaya semana de sobresaltos que estoy teniendo.
La notícia: aquí en este link. La copio por si no podéis acceder.

 http://www.mundoclasico.com/2009/documentos/doc-ver.aspx?id=6c7c54dc-603e-4ee0-a85c-82c9591171b2

Plácido Domingo se ha visto obligado a abandonar su intervención como Bajazet en la ópera Tamerlano de Haendel, en el montaje de la Royal Opera House Covent Garden. Durante los últimos días, coincidiendo con sus conciertos en Tokio, Plácido Domingo se ha sentido mal de salud y con dolor abdominal por lo que decidió volver a Nueva York y hacerse un chequeo. Según su representante, Nancy Seltzer, "sus doctores han decidido que es necesario someterlo a una 'cirugía preventiva recomendada médicamente'. Tras la cirugía se podrá conocer mejor la fecha del regreso de Plácido Domingo a los escenarios. Se espera que pueda retomar sus compromisos previamente acordados dentro de unas seis semanas."
Las representaciones de Tamerlano en el Covent Garden tendrán lugar en las fechas previstas los próximos días 5, 8, 11, 13, 15, 17 y 20 de marzo, y Plácido Domingo será sustituido por el tenor americano Kurt Streit, quien originalmente iba a cantar sólo en las funciones del 13 y 17 de marzo. Excepcionalmente el teatro ha decidido recompensar a los poseedores de entradas para las representaciones de Plácido Domingo con un descuento del 20% en la entrada pagada.

Desde aquí deseo una pronta recuperación al Maestro. Todo mí cariño y apoyo, aunque en la distancia. Todos sus seguidores rezaremos por el éxito de la operación.

sábado, 20 de febrero de 2010

El regreso de Rolando

Aunque no he hecho mención de ello, me sentí triste y apenada cuando Rolando Villazón tuvo que hacer parón forzoso en el mundo de la ópera.
Creo, y lo he dicho muchs veces, que aunque este blog esté dedicado al Maestro Domingo casi al 100%, ni al Maestro ni a Rolando les importará que hable del “hijo musical” de Don Plácido en el blog de Plácido. Ambos lo aprobarían, seguro.

Con Domingo descubrí el maravilloso mundo de la ópera, de la zarzuela, del bolero, del tango, del mariachi, de la canción latina... Él y sólo él consiguieron que yo ame la música, las palabras, la expresividad de los artistas. Con él desubrí la manera de hacer ópera, no a la antigua usanza, pero sí aquella ópera que cuadra con la acción, con el argumento, con el libreto... óperas donde hay equilibrio y todo es coherente. El “Plácido Domingo” de los 70, de los 80, de los 90 y de los 2000 siguen aún presentes en mí vida. Ahora y para siempre.

Sí que es cierto que a los aficionados nos cuesta encontrar sustituto para los artistas que adoramos. Todo es cuestión de darle tiempo al tiempo, supongo. Con ello no quiero decir que Rolando Villazón sea el sustituto del Maestro, ya que Domingo es insustituible (y con ello no quiero ofender a Villazón, digo simplemente lo que emana de mí corazón).

Rolando Villazón es un caso a parte. Comparte el entusiasmo, el amor las ganas y la entrega del maestro. Sólo por esto merece todo mí cariño, respeto y admiración, los mismos que siento por Plácido Domingo. Y estoy segura, que Villazón admirando tanto a Plácido como lo admira, no le sorprenderá que sienta, precisamente esto.
Son dos voces que se parecen, sí, pero con matices muy diferentes.

Comprendo, aunque desde la postura de aficionada, lo que pudo sentir Rolando, -y siente- cuando escuchaba en México las grabaciones de su ídolo. Puedo comprender aquellos ojos sonrientes, emocionados y llenos de sinceridad cuando en la grabación del disco “Gitano”, precisamente dirigido por Domingo, habla del Maestro. Cuando explica su primer encuentro, con el entonces ídolo, y ahora colega. Lo entiendo a la perfección dese el ámbito de oyente y admiradora.

Rolando es el prototipo de tenor moderno: cercano, afable, comprometido con su trabajo y con su público. Un hombre comunicativo, espotáneo, radiante de luz y de energía positiva.
Me gustaba el Rolando de ayer, y me entusiasma el de hoy. Al menos de lo que he escuchado. A ello también contribuye el inmenso trabajo que desde el blog villazonista se hace, ya no solo para dar a conocer aún más su vertiente artistica, sino también la personal. Para los que no lo conozcan, os dejo en enlace:



En él, como decía, se nos da a conocer al artista, pero también al ser humano. Solo hace falta que os leaís la reciente entrada: ROLANDO VILLAZÓN CLOWN DOCTOR.
Ojalá Dios le de mucha salud y vitalidad, no solo para cantar y hacernos disfrutar, sinó también para compartir ese calor humano que desprende y del cual, pocos artistas, poseen.

 

Pero quiero centrarme en su último trabajo: “TENOR”, del que evidentemente podréis encontrar en el blog villazonista mucha información, grácias al entusiasmo de Teresa, su “madre”. Engendró ese blog y cada día crece más y más, y sinceramente me alegro de ello, mucho, porque es un trabajo muy bien hecho, con respeto, con cariño y con mucho, sobretodo mucho amor.

Grácias también al blog descubrí a un Rolando cantando el precioso “Music of the night” del musical “The phantom of the opera” simplemente sensacional, cálido, contenido con un bello timbre de voz y con seguridad, bien fraseado, con gusto y con ganas.

Pero a cada nueva interpretación, mejor. Sólo hace falta escuchar “L´alba separa dalla luce l´ombra”, donde toda la mediterraniedad de la pieza brilla en la voz y pasión de Rolando. O qué decir de la interpretación del musical “The man of La Mancha” (The impossible dream) tan bien asentada y segura.

O su “O sole mío”... O su “María” del “West side story”... y tantas otras...

Pero las demás piezas, grabadas con anterioridad, y a pesar de haberlas escuchado ya, me elevaron al más entregado Rolando, de las que destacaría “Che gelida manina” y sobre todo el magnífico “Cielo è mar”. Esta sensación no solo puede experimentarla yo misma, ya que mí madre y mí hermano compartieron conmigo el regalo de la voz de Rolando.

Sí señores, Rolando, Don Rolando –puesto que a partir de ahora y si se me permite- y por motivos claramente artísticos, pero también personales que nada tienen que ver conmigo, pero sí con alguien muy cercano a mí a la que aprecio mucho, regresa a nosotros. Y lo hace pisando fuerte.

Dios le conserve su vitalidad, su salud y sobretodo su voz, su carisma, su entrega, sus ganas, su pasión y entusuasiasmo. Grácias Don Rolando, no cambie. Nunca.

viernes, 12 de febrero de 2010

Para ir haciendo boca...

El día 24 de febrero se estrena en el Teatre de la Faràndula de Sabadell "Carmen" de Bizet. Podeis para más información remitrios a la web de l´A.A.O.S.( http://www.aaos.info/).

Pero para ir "carmenizándonos" escuchemos el aria de la Flor interpretada por este señor:



¿Inmejorable, verdad?

Disfrutadla.

domingo, 7 de febrero de 2010

Y porque todo no tiene que ser ópera...

Siempre he escuchado a mí abuelo cantar el "Arri Joan", o "Cançó del traginer" con texto de Josep Maria de Segarra. Si queréis la música no es nada del otro mundo, pero la letra es muy bonita y ahora que la he encontrado me gustaría compartirla con todos vosotros:


Cançó de traginer

(Josep Maria de Sagarra - Toti Soler)

Amb la clenxa ben partida,
i un clavell vermell al trau,
i un gec per tota la vida
que de negre sembla blau,
me'n vaig a la rectoria;
les campanes van tocant,
però jo no les sentia.
Arri, Joan!
la núvia s'està esperant!

El sogre me la portava
amb arracadetes d'or;
la sogra se la mirava
i té un cobriment de cor.
Abans de seure a la taula
ens deixen sols un instant
i no ens diem cap paraula.
Arri, Joan!
Que l'arròs s'està covant!

Quina nina tens més blava,
ai, Maria del Roser...
I al meu braç s'abandonava
i no sabia què fer.
Mes la lluna, que ens espia,
ha desvetllat l'aviram
i el gall em dona el bon dia.
Arri, Joan!
Que les vaques tenen fam!

A la primera mesada
m'escudella de mal grat;
a la segona mesada
ja em té el cor enverinat.
Jo em llevo amb l'avemaria;
les figues van madurant
i el moscatell s'engroguia.
Arri, Joan!
Que el bou negre va al davant!

Un vespre trobo tancada
la porta del dormidor;
jo que sento una besada
que em fa tremolar de por
La meva mà no hi arriba,
al ganivet més tallant,
i arrenco llàgrima viva.
Arri, arri, Joan!
Arri, que te les van recargolant!

La primera.

Aún recuerdo el primer vídeo que tuve de Plácido Domingo: el Concierto de los Tres Tenores en las Termas Romanas de Caracalla, y conservo aún en mí memoria las veces en que lo llegué a escuchar durante un año entero. Era especial. Aquel concierto me embrujó. La voz de Plácido me embrujó, la música y el incomparable marco en la ciudad de Roma, quizás sea, -no, quizás no- simplemente es la ciudad con la que soñaba pisar algún día, moverme por los lugares donde Tosca y Cavaradossi se movieron. Es sin lugar a dudas la ciudad de mís sueños, la que hizo que naciera mí amor y pasión por la música.
Cuando la pisé me invadió una sensación indescriptible.

Mi primer DVD fue una "Aida" del Metropolitan que 10 años antes había adquirido en vídeo.

Ahora, con las nuevas tecnologías tengo que decir que la modernidad ha llamado a las puertas de mí casa y también ha tocado a Plácido Domingo: ya tengo en mí poder el primer Blue-ray del maestro, es este:




Cariño de hermano, evidentemente. Él me lo regaló porque sabe lo mucho que me apasiona este concierto que lo tengo grabado en tres formatos diferentes: cd, dvd y vídeo. Ya el primer día que lo escuché quedé maravillada, además era un éxito seguro con un programa dedicado íntegramente, a excepción del dueto de "La Viuda Alegre", a nuestra zarzuela.
Mi hermano dice que la perfección de imagen del Blue-ray es cinco veces mejor que la del dvd. Hoy lo comprobaré... Si esto es cierto oiré al Maestro como si estuviera detrás del sofá de mí casa y lo veré más guapo de lo que ya es.

viernes, 5 de febrero de 2010

Ahora le entiendo, Maestro...

Cuando aquel 31 de mayo de 2008 mientras esperaba en la entrada de artistas del Liceu para ver a Plácido Domingo y dirigirle unas palabras..., en aquel instante en un impulso me llevó a entar dentro de la propia entrada y dirigirme a él para explicarle (si hubiera podido) un millón de cosas... en aquel momento en que mi boca articuló unas palabras a una hora de empezar la función y el Maestro me dijo: "No puedo hablar mucho..." entonces no comprendí lo perjudicial que es para el cantante el acto cotidiano de hablar.




Le había escuchado en una entrevista que la voz del cantante sufre más al hablar que al cantar, ya que al cantar se imposta la voz... y la vedad es que nunca llegué a pensar la razón que tenía...
Ahora que me encuentro en esta situación, entiendo perfectamente lo que en aquel momento el Maestro Domingo quiso transmitirme. Qué malo y como sufre la voz cuando se habla demasiado... y por esto llevo sin voz una semana entera...

Cuánto sabe, Maestro!