domingo, 31 de enero de 2010

Bien claro y bien alto: Me tiene enamorada...

Lo confieso: tengo debilidad por la zarzuela. Me encantan sus músicas, sus argumentos sencillos, esa pasión de los personajes y esa facilidad que tiene de introducirse en el corazón de las personas que la escuchamos.

Y no me da vergüenza decir que hay zarzuelas mucho más bonitas que según que óperas, y si además estas zarzuelas y estas romanzas tengo la suerte de que las cante este señor que vemos en la foto mejor que mejor.

Estaba escuchando esta mañana este disco de romanzas que grabó en su día Domingo. Y quizás porque lleve un cierto tiempo escuchando zarzuelas que nunca había escuchado en la vida, sólo por las referencias que me canta mí abuelo, o bien porque estoy en una etapa un poco más sensible... pero lo cierto es que desde siempre la zarzuela me ha acompañado desde que me inicié en el mundo de la ópera.

Y desde aquí la reivindico ya que si nosostros mismos no conservamos esas músicas y las damos a conocer, de morir no morirán porque para esto están las grabaciones, pero se irán olvidando hasta que generaciones a venir se pregunten: ¿Qué es esto de la zarzuela?...

Y cuando la descubran y la oigan la disfrutarán igual que hoy la disfruto yo. No es un género inferior ni superior. Es nuestra música, nuestras raíces musicales.

Cuando miro según qué programación de temporadas de ópera nacionales pienso que en lugar de tanta ópera que sólo la conoce el compositor que la ha escrito, se podría hacer un poco más de zarzuela y dar a conocer sus músicas, y sobretotdo elevándola al nivel que se merece.

¿Quién se puede resisitir a esto? A ver...a quién no le gusta esto...



Pues sinceramente, prefiero esto que según qué opera....


Tres de cuatro

Con una semana de retraso quiero dar mís impresiones acerca de la tercera representación de las cuatro programadas por la A.A.O.S de la zarzuela "Maruxa" de la cual acabaron las funciones el domingo día 24 en el Teatre Auditori de Sant Cugat del Vallès.
Y ya que en su día comenté las dos celebradas en Sabadell, quiero hacer una breve mención de la de Sant Cugat que se retransmitió el domingo pasado por Catalunya Música.
Los intérpretes eran los mismos que la cantaron en noviembre en Sabadell, al igual que la orquesta y el director. Para más detalles os remito a la crónica que hice en su día:


Sólo pretendo hacer un par de comentarios de la de Sant Cugat.




Sobre MAITE ALBEROLA para mí mucho mejor "dosificada" y no tan estridente como en Sabadell aunque no fue culpa de ella, ya que la orquesta apretaba mucho.

Por lo que se refiere a CARLES DAZA, aunque no lo creáis, quizás por que era por la radio y no en vivo, en su dúo con Maruxa me costó reconocer el timbre de su voz. Porque sabía que era él, pero no lo hubiera reconocido, a pesar de que le he escuchado muchas veces el Pablo. Detalle de profesional que es, supo solventar un "desliz" con la letra en el dúo con Rosa sin alterarse, sin perder la música, alternando letras y cuadrándolas con la música a la perfección. Sobresaliente como siempre en su romanza final.

Los casos de ELISA VÉLEZ y ALEXIS TREJOS para mí son otra historia. La primera me sonó bastante estridente aunque dejó detalles bellos de fraseo y el segundo me pareció más en buena forma en Sabadell.

Gran triunfador y voz a seguir y a tener en cuenta la del tenor MARC SALA de emisión neta y segura y con agudos bellos y bien asentados.

Mejor conjuntada la Orquesta y los Coros sin abusar tanto del volumen con el que se luchó en las funciones de Sabadell.

Se cierra con esto el periplo de "Maruxas"... Ahora a esperar la "Carmen" que vendrá cargadita de sorpresas...

domingo, 24 de enero de 2010

Incredibile... ma certo




Estaba mirando en estos momentos el vídeo promocional de la  nueva temporada de ópera del Liceu en el blog villazonista, y me he dicho "voy a darle al play a ver si sale Plácido Domigo..."

¡Bingo!, no solo sale el primero, sino que toda la música que acompaña es del "Parsifal", supongo la que hizo en 2005 en el Teatro de las Ramblas... La apacible música de Wagner acompaña a la perfección a la llista de nombres ilustres que nos visitarán la próxcima temporada.

Como diría el personaje de la ópera "Andrea Chénier" Incredibile... "Incrediblie, ma certo" que sea la voz del maestro Domingo la que ilustre este vídeo, y aunque los amigos villazonistas hayan posteado el vídeo, espero me permitan que también lo incluya en mí blog.




Grácias Liceu por tomar como referencia al tenor de tenores. Increíble...

viernes, 22 de enero de 2010

KIT, te necesito...

Enseguida voy Michael...

Quien no recuerda esta popular frase de la serie de los '80 "El coche fantástico"?

Hoy después de una bochornosa jornada de trabajo, después de esas horas de estrés iba en el autobús y pensaba: "Este agobio solo lo soluciona Plácido".Y hoy me apetece un Wagner.

Así es que hago mía la frase de Michael Knight y la personalizo diciendo "Maestro, le necesito".

Como decía, me apetece Wagner, y del compositor alemán su  "Parsifal". Hace tiempo que no escucho esa obra, pero recuerdo que la primera vez que lo hice, por gentileza de mí querida Fedora,  me impresionó su música. He de reconocer que de tanto escucharlo me sació un poco, pero hoy necesito esa solemnidad wagneriana y esa paz que produce los acordes de su orquesta.




miércoles, 20 de enero de 2010

¡Y qué cumpla muchos más...!

Es de costumbre y desconozco totalmente el orígen de esta tradición que a la persona que cumple años se le regale, en este día tan especial, un pequeño detalle (o grande según el nivel de su poder adquisitivo), se le de una postal o un simple beso acompañado de un “feliz cumpleaños” por parte de aquellos seres más queridos, de familiares o de amigos.


El caso del Maestro Domingo es un tanto carismático ya que para él cualquier ocasión es buena para regalarnos algo, no le importa que sea el día de nuestro cumpleaños o de nuestra onomástica, sean navidades o reyes, semana santa o vacaciones... cada día, dede hace más de 40 años, nos regala su tesoro más preciado, su incomparable voz.

Su bello timbre siempre nos acompaña. Nos regala día a día su arte, su simpatía, su buen saber hacer, sus notas, su entusiamo, su ganas, su alegría y su pasión por el mundo de la ópera, su optimismo... en definitiva, su vida dedicada al arte.

No dudo que su círculo más íntimo tendrá preparado algún que otro regalo para festejar su 69 cumpleaños. Algún objeto material que el Maestro podrá desempaquetar y ver, y en definitiva,tocar con sus manos.

En cambio nosotros, mortales receptores de todo lo que nos ofrece aún a día de hoy, por falta de accesibilidad a su persona, no podemos decirle ni siquiera cara a cara un “Feliz Cumpleaños, Maestro”.

No podemos por el mismo motivo entregarle ningún obsequio que pueda tener entre sus manos. Pero el público, los aficionados –entre los cuales evidentemente me incluyo- sí que podemos entregarle algo que no puede tocar pero que sí puede sentir. Y es evidentemente todo el cariño, todos nuestros aplausos, nuestro respeto, nuestra admiración, nuestra fidelidad, nuestras sensaciones y reacciones para con su arte, nuestros pensamientos

Podemos darle en la distancia todo ese calor de esa gran família que somos todos los que le seguimos y admiramos su carrera, su voz y su persona. Y para esto, no hace falta que esperemos a que sea su cumpleaños ya que es algo habitual en nuestra cotidianidad.

Y ahora sí, “FELIZ CUMPLEAÑOS, MAESTRO”. Y que cumpla muchos más, y que evidentemente, ¡lo veamos todos!


domingo, 17 de enero de 2010

¿Qué suena hoy en la gramola? LA DEL MANOJO DE ROSAS

Pues siguiendo con el compromiso adquirido de dar a conocer un poco más este género tan nuestro que es la zarzuela, esta semana propongo nos adentremos en el Madrid de los años 30 para presentar una de las zarzuelas más populares, pero a la vez -almenos recientemente- poco divulgada. Una de las que también, sin duda alguna, es de mís favoritas por sus músicas populares, a la par alegres y desenfadadas, por sus músicas joviales y por su fuerza, músicas que hacen que te levantes del asiento (o del sofá) y qué digas "olé", músicas sin lugar a dudas que pasan de generación en generación, y que reflejan muy bien la gracia y la zalamería del pueblo de Madrid. Estoy hablando como ya habréis adivinado de "La del manojo de rosas", zarzuela en dos actos del maestro Sorozábal, padre también de "La Tabernera del puerto" y con libreto de Francisco Ramos de Castro y Anselmo Carreño. He tenido tan solo una ocasión de ver en vivo una representación de esta zarzuela y otra en DVD, así es que, como amante confesa que soy de este género lanzo al aire un deseo: que se lleve esta bella zarzuela a nuestro Teatro de la Farándula en Sabadell. Queda dicho. "La del manojo de rosas" es mucho más que el famoso dúo "Hace tiempo que vengo al taller"... Destacar entre todos los números dos en especial: la romanza de Ascensión (No corté más que una rosa) y la romanza de Joaquín (Madrileña bonita) que nadie ha cantado como el tenor Plácido Domingo. Respeto a la de la soprano, confesar que la primera vez que la escuché no me gustó demasiado, pero con el tiempo se ha convertido, para mí, en una de las romanzas más bellas del género, por la música que la acompaña y también por la sentida letra que la sostiene que no tiene desperdicio. La del tenor, evidentemente me gustó de inmediato y cantada por Plácido Domingo aún más. Vamos allá pues:



La acción tiene lugar en 1934, en una plaza de barrio madrileña en la que hay un garaje, un bar y una tienda de flores llamada «La del Manojo de Rosas». Se encuentran en la tienda, Joaquín, oficial mecánico del garaje con su aprendiz Capó, además de Don Daniel, el dueño de la tienda de flores y el camarero del bar, apodado Espasa por su afición a usar grandilocuentes expresiones, y romper los moldes del vocabulario.

Ascensión, la florista, hija de Don Daniel, es una mocita madrileña de educación esmerada, pero orgullosa de su origen obrero, por lo que no quiere oír hablar de amores más que con un hombre de su clase. Aunque Don Daniel le ha aconsejado aceptar la proposición de Ricardo, joven y simpático aviador, Ascensión a quien quiere es a Joaquín, el mecánico, que le corresponde. Escuchemos el famoso dueto entre Ascensión y Joaquín "Hace tiempo que vengo al taller" en las voces de Pilar Lorengar y Renato Cesari acompañados por la orquesta de Conciertos de Madrid dirigidos por Pablo Sorozábal.





Ricardo, tras una conversación con Don Daniel, está convencido de ser el candidato predilecto de Ascensión, y decide ir a declararse, pero al llegar a la puerta de la floristería se encuentra con Joaquín, los dos intercambian bravatas y amenazas. Escuchemos de nuevo a Renato Cesari y a Francisco Maroto en el papel de Ricardo, acompañados por la orquesta de Conciertos de Madrid dirigidos por Pablo Sorozábal.






En contraste con este conflicto amoroso aparece otro entre Clarita, una coqueta manicura, Capó y Espasa. Aunque novia del primero, se deja querer por el otro, para así poner a prueba su amor. Espasa, que piensa que Clarita está loca por él, utiliza toda su verborrea para aburrir a Capó con sus camelos y hacerse dueño de la situación. Escuchemos el dueto cómico entre Clarita y Capó en las voces de Enriqueta Serrano y de Enrique Fuentes respectivamente, acompañados por la orquesta de Conciertos de Madrid dirigidos por Pablo Sorozábal.




Los padres de Joaquín, son Doña Mariana, mujer simpática y afable, y Don Pedro Botero, así apodado por ser un próspero traficante de chatarra. Ascensión lleva todos los días un ramo de rosas a Doña Mariana, sin saber que es la madre de Joaquín, por lo que, cuando aparece éste vestido como un señorito, comprende la florista que ha sido engañada en su buena fe. Escuchemos ahora la bellísima romanza "No corté más que una rosa" en la voz de la soprano Montserrat Caballé:



No corté más que una rosa, en el jardín del amor...

Con lo bonita que era, ¡qué pronto se deshojó!
El querer con que soñaba, que desengaño sufrió.
Rosal que yo cuidaba, que pronto se marchitó.

Gavilán, que con plumaje de palomo,
traidor, me rondabas y ansioso buscabas
el nido de mi querer.
Gavilán, vete a volar por otro cielo,
y deja mi nido que te he conocido;
levanta tu vuelo, que no te quiero ver.

No es el que tú no me quieras,
la causa de mi amargura; es que sin saber quien eras,
cometí la locura de quererte de veras.
Abrí mi pecho a un cariño, cariño de mi ilusión,
y no tengo más que pena y dolor y amargura,
dentro del corazón.



Más tarde, Ascensión está sentada en la puerta de su tienda y llega Joaquín, que como si no la hubiera visto en su casa, trata de piropearla. Pero ella le reprocha su conducta y la desprecia. Al enterarse de la ruptura, Ricardo, que no pierde la oportunidad, vuelve a cortejar a Ascensión quien, en su despecho, le acepta como novio delante de Joaquín.


Acto segundo.



Meses después, Espasa, ahora cobrador de autobús, sigue mareando a Capó con su palabrería, que decide pagarle de la misma forma, y con la ayuda de un diccionario gitano, deja a Espasa descentrado y sorprendido. Envalentonado, Capó corteja a Clarita en puro argot faraónico. Escuchemos de nuevo las voces de Enriqueta Serrano y de Enrique Fuentes com Clarita y Capó respectivamente, acompañados por la orquesta de Conciertos de Madrid dirigidos por Pablo Sorozábal.




Por su parte, la relación entre Ascensión y Ricardo, cada día es mas fría, ella recela de todo. Don Pedro Botero se ha arruinado en el negocio de chatarra, y Joaquín tiene que volver al garaje como mecánico, esta vez por necesidad. Al ver la frialdad que reina entre Ascensión y Ricardo, siente renacer la esperanza y expresa su cariño por Ascensión, seguro de que ella volverá a quererle. Escuchemos ahora sí la romanza "Madrileña bonita" en la más bella voz que ha cantado esta pieza, Plácido Domingo:



Enterada de la ruina de los padres de Joaquín, Ascensión lleva un ramo de rosas a Doña Mariana. Al salir se encuentra con Joaquín que, emocionado, agradece su delicadeza. Ambos recuerdan con tristeza los días felices de su amor.



Ricardo, que comprendido que lo mejor es renunciar a Ascensión, y pide Espasa que se lo diga. Ascensión pide a Clarita que le diga lo mismo a Ricardo y ambos quedan como buenos amigos, cuando llega Joaquín, que se reconcilia con Ascensión, mientras Clarita, Capó y Espasa brindan por la felicidad de «La del Manojo de Rosas».



viernes, 15 de enero de 2010

Plácido Domingo regresará al Liceu

Y yo que pensaba que aquella noche del 31 de mayo del 2008, que tan reciente está en mí mente sería una noche histórica... Pero Plácido nos regalará una vez más su voz, una vez más en Barcelona, una vez más en casa (por decirlo así), otra noche sin duda única.
Regresa esta vez en dos funciones de la ópera "Tamerlando" de Gluck en versión concierto, el día 6 y 9 de julio.

Qué larga se va a hacer la espera...

Pero en esta temporada que se avecina el Liceu (en tiempo de crisis) ha tirado la casa por la ventana. Nos visitará Roberto Alagna con "Carmen", Rolando Villazón y Jona Kauffmann en recital...



domingo, 3 de enero de 2010

No hay dos sin tres...

O almenos así se dice. Y si se dice... será por algo, no?

Soy una apasionada de la ópera y confieso que tengo debilidad por la música de Puccini, porque es directa, llega al corazón y porque la historias que reflejan en sus libretos tienen mucha fuerza dramática. Además sus notas llegan enseguida al alma del oyente, provocando una serie de reacciones o sentimientos de inmediato, no como óperas de otros compositores –hablo en mi caso- que tengo que escuchar una y otra vez, y otra vez... y más veces para poder apreciar su valor.

Si, Puccini me llega y si además estos Puccinis son cantados por Plácido Domingo, mejor que mejor.
Fue “La bohème” la primera ópera que escuché del compositor de Luca. Me gustó, pero enseguida me interesé por otra, que para mí es la más perfecta composición operística, junto con “Manon Lescaut”, del maestro italiano.
Me refiero a la “Tosca”, ópera estandarte de Puccini, las haya donde las haya. Una música que por su fuerza, por su belleza, por su sentimiento y por su descriptiva sonora, no tardó en hacerse un hueco en mí corazón, convirtiéndose a la par, en una de mís tres óperas preferidas.

Recuerdo perfectamente el día en que adquirí “mí primera Tosca”. Era el día 2 de agosto de 1993 (tan sólo hacía tres años que me había iniciado en el mundo de la ópera). Yo la quería por Plácido Domingo, naturalmente, y ese día de verano, obtuve uno de los regalos más maravillosos. Un tesoro al que tengo mucho cariño y por varios motivos, ya que esa grabación en formato VHS era la primera ópera que compraba en vídeo.

Tan solo conocía tres piezas: “Recondita Armonia”, “E lucevan le stelle” (las dos aprendidas del Concierto de Caracalla) y el “Vissi d´arte”. Nada más. Recuerdo aún que fui a parar a la sección de ópera de “El Corte Inglés” por casualidad, y cuando ví ese vídeo –que me decía “llévame a casa”-, esas letras azules de la portada, a Plácido Domingo... me entró tal ilusión, tal alegría, tal... no sé, algo tan difícil de explicar y tan fácil de comprender por los amantes del género que... aún no sé como convencí a mí madre para que me la comprara (supongo que vio mí cara de entusiasmo, las lágrimas a punto de bajarme por las mejillas, que la pobre no pudo decirme que no, aún tener la advertencia de que aquel día no me iba a comprar nada). Quizás fue también en parte porque a ella también le hacía ilusión...

La vi tantas veces, y la veo tantas veces aún... Rallé la cinta. Creo que hoy en día no se podría utilizar, no sé, pero mí pasión por esa versión (Domingo-Behrens-MacNeil, Metropolitan 1985) ha llevado a tenerla, no sólo en VHS, sino también en DVD (2 veces, por si me cargo uno, tener el otro “fresco” de repuesto).
Es fue mí primera “Tosca”, la más especial, la que quiero más de todas las versiones que tengo, y por los motivos, evidentemente, que he explicado.

La segunda versión que escuché de “Tosca” fue la rodada en los escenarios naturales en Roma, con el trío Domingo-Malfitano- Raimondi, y me atrajo precisamente por esto, por estar filmanda en los sitios donde se sitúa la obra, para ver todos aquellos lugares que algún día, cuando fuera a Roma visitaría. Y así lo hice cuando pisé el suelo romano.

Finalmente, adquirí, también en VHS otra versión de “Tosca”, siempre con Domingo y esta vez acompañado por el barítono Sherril Milnes y la soprano Raina Kabaivanska.
¿Qué se podría decir de estos dos intépretes masculinos que no se haya dicho ya, verdad? Pero lo cierto es que toda esta larga entrada es simplemente para hablaros de Raina Kabaivanska, quizás del trío nombrado, sea la voz más olvidada por los oyentes y por el mundo de la ópera.

He de confesar que la “Tosca” que se plantea en esta grabación –que también está realizada en los escenarios naturales- me gusta mucho, y no solamente a nivel vocal, sino sobretodo por la interpretación, la visión del personaje de Tosca que hace Kabaivanska.
La suya es una Tosca noble, exquisita, que no pierde los estribos y que no grita. Es una Tosca de fineza extrema y elegante, adjetivos que yo recuerde, no he visto en ninguna de las Toscas que he escuchado.
Pero además Raina, con sus expresiones, con su gesto, sabe dotar al personaje de una delicadeza que choca con el resto de las interpretaciones que he visto, además está secundada de una dirección de escena magnífica y de unos movimientos de cámara que accentúan esas virtudes.

Y francamente, cada vez que veo esa grabación me gusta más. Puede, quizás haber Toscas con más volumen que ella, sí, pero Kabaivanska es esa Tosca que la primera vez que la ves piensas que es una mujer fría, que apenas reacciona... pero no es así. Sí que reacciona, y mata a Scarpia, y siente dolor por la tortura a Cavaradossi, y es una mujer cariñosa y amorosa en el primer acto, pero... primero piensas que le falta ese temperamento de otras Toscas que artísiticamente “actúan” o “sobreactúan” el personaje.
Pero no, la sencillez de su actuación dota a la soprano de exquisitez, logrando ponerse al público, -almenos a mí- en el bolsillo para aplaudir su interpretación.

Ojalá hubiera más Toscas de este calibre y me quedo con un ¡Grácias Raina Kabaivanska por su arte! tan
injustamente poco valorado.

Disfrutad de ella y... de ellos.









viernes, 1 de enero de 2010

Año Nuevo... Vida Nueva...


Almenos es lo que todos deseamos.

Y como no podría ser de otra manera hoy toca hablar del tradicional Concierto de Año Nuevo desde Viena, donde un ya entrado en años -cuenta 85- Georges Prêtre, nos ha dado la bienvenida musical a este año 2010 que todos esperábamos con ganas.





¡Qué arda el 2009! era una de las frases más repetidas ayer noche, y aunque sea solamente por una vez en la vida, comparto la opinión pública.

Pero a lo que iba, Georges Prêtre ha llenado de buena y excelentemente interpretada música la dorada sala del Musikverein, empezando por la obertura del inolvidable "Murciélago" hasta la popular "Marcha Radetzsky". Además, y grácias a que hoy se inicia la etapa de una televisión pública sin publicidad, hemos podido gozar íntegramente del reportaje que se nos ha brindado desde la ORF que recogía los entresijos del popular Concierto de Año Nuevo.

Disfruté en el concierto de 2008 y también lo he hecho en este 2010 que acabamos de empezar... Y sí, para los nostálgicos de la tele... ahi va un viejo logo de Eurovisión:



¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!!!!